Minuto a Minuto

Deportes Leclerc lidera el último libre de Mónaco; ‘Checo’ queda en quinto puesto
El mexicano Sergio 'Checo' Pérez marcó el quinto tiempo y los españoles Carlos Sainz y Fernando Alonso el séptimo y el décimo
Internacional El gobernador de Luisiana firma la ley que clasifica píldoras abortivas como peligrosas
Luisiana agregó dos medicamentos para inducir el aborto a la lista estatal de sustancias peligrosas y controladas
Entretenimiento El jurado presidido por Greta Gerwig entregará la Palma de Oro del 77 Festival de Cannes
Gerwig y el resto de los miembros del jurado anunciarán el palmarés en una ceremonia la que también se entregará una Palma de Oro de honor a George Lucas
Deportes Juan Carlos Osorio nuevo entrenador de Tijuana
Juan Carlos Osorio condujo hasta marzo pasado y por tres meses y 11 partidos al Athletico Paranaense brasileño
Deportes América femenil toma la ventaja en la final ante Rayadas
El partido de vuelta de la serie, en la que se definirá al cuadro campeón, será este lunes en el Estadio BBVA, casa del Monterrey

Ingredientes:

– Un pejelagarto senil, amañado y ventajoso de, digamos, unos 65 kilos (si quiere atragantarse, consiga uno de mayor peso, pero no es recomendable)

– 15 mil millones de neuronas marinadas y reposadas durante 6, 12, 18, 24 años (a mayor tiempo. peor sabor)

– Aceite al gusto de sesos de monos (perredistas, petistas, morenos, ¡usted elija!)

– Toneladas y toneladas de mentiras desflemadas

– Harina de hipocresía

– Una buena dosis de cinismo para gratinar

– Vinagreta de poco pudor

– Para condimentar no olvide sal de lengua viperina, pimienta de falsedad, unos buenos chorros de oportunismo y rodajas de populismo para condimentar

 Mostrar historial de mensajes

Deje caer el pejelagarto bien marinado y revolcado en la harina de la hipocresía en un sartén bien precalentado y poco a poco agregue los sesos de los monos, las mentiras y las neuronas (no olvide éstas últimas porque, si no las agrega, le saldrá otro platillo). A fuego lento, déle vueltas constantemente para que no se queme (bueno, si se quema ¡qué más da!= y póngale sal de lengua viperina de manera pausada, al igual que pimienta de falsedad y una vez que esté bien tatemado, sáquelo del sartén y póngalo en una charola donde previamente haya vaciado los chorros de oportunismo. Échele encima el cinismo para gratinar, métalo en el microondas unos 3-4 sexenios y cuando lo saque adorne con las rodajas de populismo y acompañe con la vinagreta de poco pudor.

Degustación:

Este platillo sólo lo pueden saborear incautos y crédulos (perredistas, petistas, morenos…) acostumbrados a indigestarse con cualquier comida chatarra que les sirven. Los meseros que deben llevar el plato a la mesa no pueden ser otros más que Ricardo Monreal y Martí Batres, quienes no deben olvidar amenizar con música de Daniela Romo: “Dime porqué, me dices siempre solamente mentiras; dime porqué, no dices nunca la verdad”.

¡Provechito!

www.lapoliticamedarisa.mx