UK: princesas y banqueros extranjeros

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Si los ingleses aceptaron este fin de semana incorporar a la realeza a una californiana, no tendría nada de extraño que aceptaran a un mexicano para que dirija la política monetaria de la corona.

Si los ingleses aceptaron este fin de semana incorporar a la realeza a una californiana, no tendría nada de extraño que aceptaran a un mexicano para que dirija la política monetaria de la corona.

De hecho, hoy el Banco central de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) es dirigido por Mark Carney, canadiense de origen irlandés, que está próximo a dejar el puesto.

Como sea, Canadá es parte del Commonwealth y sus antepasados irlandeses lo hacen prácticamente de casa. Pero el reto monetario que tiene el reino británico por delante, con la desincorporación de la Unión Europea, hace que tengan disposición de aceptar a un externo.

Tanto como una necesaria modernización y sacudida de la monarquía permitió que una extranjera desposara a un heredero de la corona y aceptó este pasado fin de semana a Meghan Markle, quien oficialmente no se convirtió en princesa, pero para fines prácticos los súbditos ya la llaman la princesa Meg.

Parece un hecho que a la titularidad del BoE llegará un extranjero, porque los cuatro principales candidatos no nacieron en territorio británico.

Si fuera por lazos históricos, el más probable aspirante es Raghuram Rajan, quien fuera la cabeza del banco central de la India. Los vínculos entre ambas naciones son más que evidentes.

Pero no es un concurso de empatías históricas y de hecho el propio Rajan se ha descartado como candidato al puesto, aunque claro está que hay coqueteos que se disfrazan inicialmente de un no, pero ganas de ser cortejados más de cerca.

Hay dos mujeres que son mencionadas en ese relevo que viene. Una es la egipcia Minouche Shafik, quien ya fue subgobernadora del propio BoE y actualmente dirige la London School of Economics. La otra es Shriti Vadera, nacida en Uganda, quien dirige el banco Santander en el propio Reino Unido.

Todo esto viene a cuento porque otro extranjero que es candidateado para dirigir los destinos del BoE es el mexicano Agustín Carstens. Lo primero que hay que ver es que este personaje tiene un cartel enorme en el mundo. Fue candidateado para encabezar el Fondo Monetario Internacional y actualmente es el titular del Banco de Pagos Internacionales.

No es de un país del Commonwealth, no tiene oficina en la City, pero es reconocido por sus capacidades como banquero central.

El reto financiero que tiene frente a sí el Reino Unido tras su salida de la Unión Europea no es poca cosa. Porque, a pesar de no formar parte de la moneda única, hay que tener los máximos cuidados en todos los rubros de la economía y cuidar el valor de la libra esterlina es uno de ellos.

En momentos en que los bancos centrales más importantes del mundo, entre ellos la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el propio BoE, deben salir sin muchos raspones de sus planes de liquidez.

El relevo de Carney se dará en junio del próximo año, pero el proceso sucesorio iniciará a finales de este año con todo y los nombres de los finalistas. El hecho de que el mexicano Carstens sea candidateado es un reconocimiento a su capacidad y es algo para alegrarse.


  1. Salta a la cancha un aumento a la tasa

    Están plantados en la cancha monetaria a la defensiva. Después de varios años de un juego de media cancha con tasas de interés más neutrales, llegó el momento de que la Junta de Gobierno del Banco de México muestre sus habilidades para defender el área chica.

    Continuar leyendo