TWITTER: @JLUIS_CUEVAS 
FB: EL PINTOR 
INSTAGRAM: @PINTOR_CUEVAS  

Ser portero es quizá la posición más difícil en el futbol, lo es más cuando tú equipo es débil, está mal reforzado y no queda más que verle el lado positivo: serás exhibido en la mejor vitrina posible, una especie de tiro a gol a lo largo de 90 minutos. En la Liga MX tenemos un arquero extraordinario, es mexicano y ganar un partido tras once intentos parece imposible.

“La Portería: el único lugar donde no puedes equivocarte, donde un error normalmente es gol, perjudica igual que una falla garrafal de un delantero, pero difícilmente se olvida, ahí la diferencia”, escribo recargado en un poste, tal y como lo hacen tantos porteros llenos de impotencia bajo los tres postes.

Es una realidad que Veracruz no va a mantenerse en primera división peleando en la cancha, el equipo jarocho es sin duda alguna el peor en los últimos tres años, no obstante, y además de la afición, parecen tener algo que vale mucho la pena: Su Arquero.

Sebastián Jurado es sin duda el portero más atajador de la Liga MX, una grata revelación llena de obligación, casualidad y conveniencia ( factores vividos en ese orden), el joven guardameta semana a semana demuestra tener condiciones poco comunes en nuestro futbol, con el partido del fin de semana ante Toluca (derrota 3-1), Jurado tiene apenas 11 partidos en el máximo circuito, debutó por obligación de la regla de menores a finales del torneo pasado  y se quedó en el arco veracruzano para confirmarse como la única buena decisión del club  de Fidel Kuri en los últimos años.

A sus 21 años el portero veracruzano ilusiona a propios y extraños, no es para menos, desde Guillermo Ochoa, la Liga MX no había experimentado tanto morbo por un portero azteca, contrario a Memo, Jurado ha tenido que explotar a fondo sus cualidades para conseguir reflectores. En el último tiempo, Veracruz se ha distinguido por tener plantillas extensas en número aunque con muy poca calidad, en su momento, se convirtió en el único equipo en la liga en tener 3 porteros registrados sin que uno de estos fuera de la Sub-20, por ello el cuarto en cuestión el torneo pasado terminó atajando para no perder puntos en la mesa (Sebastián Jurado).

Para este torneo la directiva tomó una decisión inteligente y vendió a Pedro Gallese (arquero mundialista con Perú), Jurado tomó la estafeta y aunque no pierde la ilusión de salir victorioso, sus 4 empates y 7 derrotas en Primera División ya le han generado la admiración del gremio, su llamado a la Selección Sub-22 que buscará su lugar en los Juegos Olímpicos en Tokio 2020 ya es una realidad y ahora solo queda seguir por el mismo camino, salir vencedor en sus batallas particulares, esas que solo los porteros entienden (dejar el marco en cero), y es que  ganar un partido  siendo arquero de Veracruz en este torneo parece una utopía.

Sebastián Jurado es la grata y única revelación del Veracruz de Fidel Kuri, ese equipo que dentro de poco perderá la categoría, buscará una sede nueva al tiempo de pagar los 120 millones de pesos que exige la Liga MX para mantenerse en Primera División, todos esto mientras Jurado es negociado a un club que corresponda a sus condiciones futbolísticas. Al final, no tengo la menor duda que su talento lo llevará a BUEN PUERTO.

HASTA LA PRÓXIMA