Economía mexicana: A medio camino… hacia una década perdida

luis-miguel-gonzalez1

Luis Miguel GonzálezCaja Fuerte

La economía mexicana ha sido remolcada por la de Estados Unidos a través de la pandemia. Aquí no hubo programas fiscales de apoyo a empresas en problemas ni para personas que se quedaron sin empleo

¿Está AMLO verdaderamente satisfecho con los resultados económicos de su gobierno? La economía es más pequeña de lo que era en 2018. Ese gran pastel llamado PIB no recuperará el tamaño que tenía el día de su toma de posesión hasta el 2023. Si hablamos de PIB per cápita, las estadísticas no traen mejores perspectivas: el nivel de 2018 se recuperará hasta el 2029, de acuerdo a las proyecciones que hace la CEPAL.

Estamos a medio camino hacia una década perdida. La duda es si el presidente lo sabe y hace un esfuerzo para parecer optimista o, por el contrario, lo ignora y está convencido de que su política económica es la mejor posible y está dando resultados. Al comenzar su sexenio, nos invitaba a ir más allá de los indicadores económicos tradicionales para evaluar los resultados de la política económica.

El informe del Coneval nos permitió ver a través de la ventana de los indicadores sociales. Nos muestra que el mal desempeño económico tiene un rostro humano: el número de personas en situación de pobreza pasó de 51.9 millones a 55.7 millones.

¿Es el 2021 un año de recuperación o de rebote? Las palabras cuentan y hay que entender la diferencia. En las estadísticas económicas, el rebote es la respuesta inercial después de una fuerte caída. Hasta un gato muerto rebota en el piso, si cae desde una altura suficiente. La recuperación implica la existencia de señales de vida. Después de caer 8.5%, lo normal es que venga un año con cifras positivas, pero debajo de 5% estamos en el territorio del rebote. Para México, el consenso de expertos sitúa el PIB en torno al 6 por ciento. Se atribuye al avance de las campañas de vacunación; a la reapertura de los negocios y la normalización de algunas actividades… A la fuerza de la recuperación de Estados Unidos, que es nuestro principal socio comercial y mucho más que eso.

La economía mexicana ha sido remolcada por la de Estados Unidos a través de la pandemia. Aquí no hubo programas fiscales de apoyo a empresas en problemas ni para personas que se quedaron sin empleo. Lo que sí hubo fue la llegada de una parte de los recursos que ejecutó Estados Unidos en sus programas de reactivación, primero con Trump y después con Biden. Hay más de 12 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos. Dos tercios de nuestro PIB tienen que ver con exportaciones o importaciones. El sector externo ha sido la tabla de salvación de la economía mexicana.

Exportaciones y remesas fueron dos motores confiables en estos meses de oscuridad. Sirvieron muchísimo, pero no fueron suficientes porque se trató de una crisis gigantesca. Los motores internos estuvieron apagados en 2020 y no terminan de encenderse en 2021: las ventas al menudeo tuvieron caídas en dos de los tres meses del segundo trimestre; la inversión pública está en niveles mínimos de más de tres décadas y la inversión privada está por debajo de los niveles promedio que tuvo en los sexenios de Calderón o Peña Nieto.

¿Qué tan bueno es el desempeño de México, en comparación con el mundo? El PIB global crecerá 6% en 2021 y 4.9% en 202, según el FMI. Estados Unidos crecerá 7% en 2021 y 4.2% en 2022. En América Latina, México tendrá la novena tasa de crecimiento más alta, dentro de la región con peor desempeño económico en el mundo. Aquí, hay ocho países que crecerán más. El líder es Guyana, que se prevé alcance el 16% en 2021 y más de 30% en 2022. Le siguen Panamá, Perú, Chile, Dominicana, Argentina, El Salvador y Colombia. Cada uno de ellos crecerá arriba de 7.5% en 2021.

¿Qué haremos diferente en la segunda mitad del sexenio? El mensaje del presidente en su informe no implica cambios, por el contrario, parece indicar que se mantendrá el rumbo. Para el año próximo, el crecimiento estará en torno al 3%, siempre y cuando no se complique la pandemia y Estados Unidos mantenga un desempeño extraordinario.

México está viviendo un cambio estructural, dice el Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. “Me temo que no ha sido bien narrado por nuestra parte”, completa, a manera de justificación en su participación en un evento organizado por la calificadora Moody’s. Anuncia que se enfocarán en una mejor ejecución del gasto público y de los programas sociales. Anuncia un tercer paquete de inversiones en infraestructura ¿para cuánto alcanzará esto? Necesitamos crecer más de 3%, del 2022 en adelante.

Menú de accesibilidad