Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Los riesgos del progreso en la pandemia

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

El extraordinario salto en los instrumentos digitales de vigilancia, desarrollados para rastrear y contener la pandemia, tiene un lado amenazante

Nunca los seres humanos fueron tan fuertes ante una epidemia como ante el coronavirus, dice Yuval Harari en su texto “Lecciones de un año de covid” (https://on.ft.com/3ktDlLs).

Hay un progreso evidente en esta pandemia. Pero hay también riesgos inesperados. La peor pandemia que podemos imaginar en el futuro inmediato es la que venga de nuevos virus, desde luego, pero quizá la más devastadora sería la quiebra de lo que nos ha fortalecido en esta emergencia: la red de internet, que soportó el aumento exponencial de su carga.

Tres lecciones fundamentales que debemos obtener de esta pandemia son las siguientes, según Harari:

Primero, la necesidad de salvaguardar nuestra infraestructura digital, que ha sido nuestra salvación en esta emergencia.

Segundo, los países deben invertir mucho más en sus sistemas públicos de salud, cuestión que suena obvia, dice Harari, salvo porque votantes y políticos se especializan en ignorar lo obvio.

Tercero, debemos establecer un poderoso sistema global para monitorear y prevenir epidemias.

Cita obligada: “En la vieja guerra entre humanos y patógenos, la frontera es el cuerpo de cada quien. Si la línea se cruza en cualquier parte del planeta, todos estamos en peligro”.

Más riesgos del progreso alcanzado:

El extraordinario salto en los instrumentos digitales de vigilancia, desarrollados para rastrear y contener la pandemia, tiene un lado amenazante.

Nos hace accesibles como nunca a la inspección digital, pone en riesgo nuestra privacidad y abre espacio a lo que Harari no duda en llamar “regímenes totalitarios sin precedente” o “dictaduras digitales”. Harari sugiere tres formas de prevenir estos destinos.

  1. Celebran la vileza del delincuente

    Las reacciones oficiales a la amenaza de revelar domicilios vandalizables y el virtual llamado a turbas fanáticas para que asesinen a consejeros del INE, proferida por el sexópata de los güevos intocables, no dejan duda del peligro, como nunca antes, en que se encuentra la democracia mexicana

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad