Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Las ‘moléculas’ con curul de Morena

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Esta promotora de persecuciones y linchamientos contra periodistas pertenece a la especie becco parasitu moléculis de los lacayos con derecho de apartado que se desviven por lamer las suelas presidenciales en Palacio Nacional

Por Joaquín López-Dóriga me enteré que una vividora del erario con inmunidad de diputada federal, secundada por 76 legisladores de su empoderado partido Morena y del Trabajo como abajofirmantes, es “responsable de la producción” de un video (cápsula 11) de respuesta a los medios de comunicación y periodistas conservadores que atacan para desestabilizar al gobierno federal, en el que un pobre tonto, ingenuo y charlatán perora:

“Medios de comunicación conservadores no quieren diálogo crítico, no quieren debatir, no quieren cumplir con su función de informar y dar voces a todos. Antes, sumisos al poder, ahora encabezan una crítica perversa contra el gobierno. Inundan las redes con mentiras y medias verdades. Dividen, confrontan, violentan. Azuzan en nombre del poder político y económico conservador. No les gusta que los rebatan. Periodistas conservadores, los oligopolios de la verdad terminaron. La opinión pública no es la opinión publicada. No monologuen desde sus púlpitos. La libertad de expresión es de todos. Todos los días la ejercen plenamente. Escuchen al Presidente, pregunten, debatan, critiquen, no se arrebaten, éntrenle al diálogo. Así, no…”.

Pese a que el mequetrefe se refiere a las “redes”, la “responsable de la producción” ilustró el video con primeras planas de diarios y portadas de revistas que los adictos a la 4T llaman “tradicionales”, y con imágenes televisivas y fijas de: Ciro Gómez Leyva, Enrique Krauze, Pablo Hiriart, Carlos Loret de Mola, Raymundo Riva Palacio, Denise Dresser, mi querido Joaquín, Sergio Sarmiento, Pedro Ferriz de Con y Óscar Mario Beteta (a mí me agarró de su pendejo, abriendo la galería con una de mis intervenciones para Diálogos por la democracia en algún auditorio, y en mi casa, grabando para El asalto… de MILENIO televisión).

El nombre de la pobre diabla es María de los Ángeles Huerta del Río, quien a principios de abril, en una sesión de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, dijo la estupidez de que “nadie del sector cultural se está muriendo de hambre ni es pobre; no es momento para pedir dinero al gobierno”; promueve que los erráticos informes oficiales cotidianos de la pandemia se transmitan “en cadena nacional”, y es la misma que en mayo de 2019 fue captada roncando con la corpulenta figura escurrida en su curul mientras era discutida la contrarreforma educativa que tanto le importaba a su partido, y que después tuiteó: “Fue un parpadeo de décimas de segundo…”.

Chaquetera del oficio que quién sabe cómo pudo ejercerlo, según se ufana, en Televisa, El Financiero y La Jornada, o “enseñarlo” en el Tecnológico de Monterrey, la ENEP Acatlán y las universidades Iberoamericana y del Valle de México, esta promotora de persecuciones y linchamientos contra periodistas pertenece a la especie becco parasitu moléculis de los lacayos con derecho de apartado que se desviven por lamer las suelas presidenciales en Palacio Nacional.

Menú de accesibilidad