A pesar del escepticismo presidencial por fallos adversos en la Suprema Corte, el presidente Andrés Manuel López Obrador sabe, y sabe bien, que el imperio de la ley —the rule of law—, es crucial para el éxito de su “revolución de conciencias”.

No ha sido una buena semana para el Gobierno de la República, pero nada se gana con descalificar a los ministros, pues él ha machacado el juarista apotegma de “al margen de la ley nada, por encima de la ley, nadie”.

En vísperas de la Semana Mayor, en esta encrucijada de su mandato, vale el intento de saber el rumbo de la Patria y hacerle al presidente la pregunta que, según la tradición cristiana, hizo Pedro a Jesús: “¿Quo vadis?”

Impráctico pelear con Washington

Aunque hay quienes, atrapados por las narrativas políticas, presumen que México debe ser firme, muy firme, frente a las eventuales presiones de Washington, aún a riesgo de tener un enfrentamiento.

Se han dejado atrapar en el juego de espejos con que, sin querer queriendo, a través del activísimo embajador Ken Salazar, asegura que no se afecten los intereses de los inversionistas estadounidenses.

No reflexionan lo fantasioso de una confrontación con aquellos de quienes somos su segundo socio comercial, sólo detrás de Canadá. Hace años me dijo un funcionario de Corea del Sur: ¡Lo que haríamos si tuviéramos sólo 50 kilómetros de frontera con Estados Unidos!

Lo que hay de unaconcentración a otra

Hace años un presidente de gira veía silencioso desde el balcón del palacio del gobierno a la multitud que desde la plaza le vitoreaba. “¿Piensa cuánto lo quiere la gente, señor?” Preguntó el gobernador. “No, me preguntaba cuánto le costó reunirlos”.

Cuando ya tienen tiempo en el poder, los presidentes son más realistas que al asumir el mandato, lo que olvidan mucha veces los funcionarios que tratan de impresionarlos con grandes concentraciones.

Ya sabrá, sin duda, el presidente López Obrador discernir y calibrar las motivaciones y costos de las concentraciones con que tantos de los suyos suponen que le causarán imborrable impresión.

Notas en remolino

Anuncia BBVA que fija en 1.2% la tasa de crecimiento de la economía de México. Y hay quienes creen que la incertidumbre no tiene costo… ¿Qué saben en el Senado? Se preguntaron los diputados morenistas de Ignacio Mier al enterarse que el Senado se va de megapuente hasta el 19 de abril, sin esperar el fallo de la Suprema Corte sobre la constitucionalidad de la ley eléctrica… La inflación, sí, como algunos suponen, es pasajera, puede ser manejable con más gasto social; pero si es de mediano plazo, podría convertirse en peligrosa variable electoral, dicen en Palacio… No importa si el INE eventualmente sanciona al titular de Gobernación Adán Augusto López. A quienes eso preocupa no se han dado cuenta de lo peligroso que fue involucrar a militares en actos electorales del partido oficial… Vale repetir la sabia frase de don Francisco de Quevedo: “La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política” …