JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA OSTOLAZA

Impacto de Irma y Harvey

Impacto de Irma y Harvey


Durante las últimas semanas el territorio estadounidense ha sido impactado de manera significativa por dos fenómenos meteorológicos: los huracanes Harvey e Irma. Aunque aún es temprano para cuantificar el impacto económico de Irma, varios expertos estiman que Harvey es uno de los desastres naturales más costosos, desde el punto de vista económico, en los últimos 70 años, superando al huracán Sandy que devastó la costa noreste de Estados Unidos en el 2012.

Aunque Katrina y Sandy causaron muchas más muertes, Harvey impactó en una zona más relevante desde el punto de vista económico, ya que el sur de Texas representa un polo de desarrollo que concentra actividades en el sector energético e inmobiliario y concentra una población mucho más grande.

La devastación causada por Harvey en el sur de Texas y principalmente en la zona metropolitana de Houston —la cuarta zona metropolitana más importante de Estados Unidos— podría causar pérdidas no aseguradas cercanas a 200,000 millones de dólares.

Las pérdidas están principalmente asociadas con las grandes inundaciones que paralizaron la actividad económica por varios días y en algunos casos semanas. Las repercusiones se hicieron presentes de inmediato en los precios de la gasolina, pues el área impactada representa casi 40% de la capacidad de refinación de gasolinas a nivel nacional. Los precios de la gasolina subieron en casi todo Estados Unidos entre 10 y 15% y aunque han comenzado a bajar, todavía se encuentran por arriba de los niveles pre-Harvey. Las consecuencias del cierre de las refinerías también han afectado el precio de la turbosina y de otros derivados del petróleo.

De acuerdo con una nota publicada por Goldman Sachs, Harvey podría causar una reducción en el crecimiento económico durante el tercer trimestre de aproximadamente 1 punto porcentual. En concreto, Goldman redujo su estimado de crecimiento para el tercer trimestre de 2.8 a 2.0 por ciento.

Goldman también estima una afectación negativa a los números de empleo durante septiembre y un incremento temporal en la inflación —debido al alza en los precios de la gasolina— que podría extenderse durante varias semanas. En específico, Goldman espera que la cifra de creación de empleo de septiembre podría verse impactada en hasta 100,000 empleos y que la inflación anual podría incrementarse por 0.2 por ciento. Todo esto, sin aún incorporar los daños causados por Irma en Florida, aunque éstos deben ser menores a los de Harvey gracias a que la trayectoria del huracán se desvió de las zonas económicas más importantes. No obstante, Irma causó la evacuación de millones de personas del sur de Florida y una parálisis en la actividad económica durante varios días.

Sin embargo, es importante destacar que la experiencia en otros eventos de desastre natural en países desarrollados indica que aunque la tragedia en términos de vidas humanas e historias individuales es terrible, el impacto económico y financiero en los indicadores agregados es limitado y transitorio.

Normalmente, los planes de apoyo que incluyen una inyección importante de recursos para la reconstrucción contribuyen a un rebote importante en la actividad económica y en los indicadores de empleo. A pesar de esto, tanto Harvey como Irma podrían influir en la decisión de política monetaria de la Fed que podría verse obligada a posponer el alza planeada para diciembre en la tasa de interés de referencia. Tan es así, que el mercado ha comenzado a descontar una menor probabilidad de alza antes de que termine el año.

joaquinld@eleconomista.com.mx