¿Esquivel, el próximo gobernador del Banxico?


luis-miguel-gonzalez1

Luis Miguel GonzálezCaja Fuerte

Gerardo Esquivel deja una de las subsecretarías más poderosas del gobierno para ocupar una subgobernatura del Banco de México. Es normal que este movimiento desate especulaciones. ¿Será el próximo gobernador del banco central? Esquivel renuncia a la subsecretaría que se encarga de la definición y asignación del gasto público, con poder de negociación frente al Congreso, gobernadores y alcaldes, además de acceso directo al presidente. A cambio, se convierte en uno de los cuatro subgobernadores del poderoso banco central. Esto parecería un retroceso, si no hubiera algo más allá.

Gerardo Esquivel deja una de las subsecretarías más poderosas del gobierno para ocupar una subgobernatura del Banco de México. Es normal que este movimiento desate especulaciones. ¿Será el próximo gobernador del banco central? Esquivel renuncia a la subsecretaría que se encarga de la definición y asignación del gasto público, con poder de negociación frente al Congreso, gobernadores y alcaldes, además de acceso directo al presidente. A cambio, se convierte en uno de los cuatro subgobernadores del poderoso banco central. Esto parecería un retroceso, si no hubiera algo más allá.

López Obrador necesita poner un lopezobradorista en el Banco de México. Esta institución define la política monetaria, pero también tiene un papel protagónico en la regulación de los bancos: tasas de interés y comisiones, entre otras.

Las tempranas manifestaciones de independencia de Jonathan Heath (designado por AMLO en septiembre) podrían haber llevado al próximo presidente a la conclusión de que necesita un alfil en Banxico. Hasta antes de la propuesta de Esquivel, no había ninguna gente suya en la Junta de Gobierno del banco central.

El próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, ha reiterado el compromiso del próximo gobierno con la independencia del banco central pero hay muchas formas de “administrar” esa independencia. La más complicada es una donde nadie en la Junta de Gobierno se sienta obligado a responder al presidente o al secretario de Hacienda.

El movimiento parece lógico para AMLO pero tiene dos riesgos, el primero es que los mercados lo perciban como un intento de minar la autonomía del Banxico. Estamos en momentos en los que los inversionistas ya le retiraron el beneficio de la duda. El segundo, más simple, tiene que ver con la elaboración del presupuesto 2019. Se trata de un documento clave para restablecer la confianza. Esquivel era uno de los arquitectos y se le reconoce su talento. ¿Quién lo sustituirá en la subsecretaría? No será fácil encontrar un remplazo, recuerden que Hacienda ya tiene dos vacantes: las subsecretarías de Ingresos y de Egresos.