Mañana, la presentación en sociedad de Ramírez de la O

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

El resto de las obras emblema de la 4T, como la refinería en Tabasco o el tren en la selva, están diseñadas para dar réditos políticos no económicos

Las proyecciones macroeconómicas para el 2022 no son sencillas, porque México es un pasajero de la condición económica mundial.

De manera interna no existen los motores suficientes que permitan autonomía en las proyecciones de crecimiento. No hay un solo proyecto de infraestructura que pueda permitir anticipar un efecto multiplicador.

De las obras faraónicas del presidente Andrés Manuel López Obrador la única que está planeada para entrar en operaciones durante el 2022 es la terminal comercial que construye el Ejército en la base militar de Santa Lucía.

A reserva de que consiga los permisos internacionales para operar como aeropuerto internacional, la realidad es que hay muy poco apetito de líneas aéreas y de los viajeros por usar esa central avionera.

El resto de las obras emblema de la 4T, como la refinería en Tabasco o el tren en la selva, están diseñadas para dar réditos políticos no económicos.

Así que, calcular cuánto puede crecer el Producto Interno Bruto (PIB) de México durante el próximo año es básicamente un cálculo de cuánto puede crecer la economía de Estados Unidos, cuánto puede China evitar una caída más drástica en su recuperación y qué tanto se destraban los diques de la industria manufacturera, como el costo de los energéticos, el incremento en los costos del transporte o la disponibilidad de microprocesadores.

El precio del petróleo es tan volátil que ahí lo que conviene es un cálculo conservador y la señal de las autoridades financieras de que las coberturas petroleras acompañarán al Paquete Económico.

El tipo de cambio está mucho más influido por las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos que por los buenos deseos de la conferencia mañanera de que no se devalúe durante todo el sexenio.

Las tasas de interés tienen que seguir el camino, ese sí interno, de las presiones en los precios en la economía mexicana y al mismo tiempo el ritmo de los réditos externos.

Y bueno, la inflación se mantiene en ese debate entre una presión temporal o lo suficientemente extendida como para alterar la formación de precios.

Así que la buena mano que tenga el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, para hacer cálculos realistas dentro de lo impredecible y que eso lleve a mantener de la mejor manera posible los equilibrios entre ingreso y gasto será la clave de una buena recepción del Paquete Económico este miércoles.

Por lo demás, ya sabemos que la forma de gastar de la 4T habrá de castigar más muchas partidas institucionales para derivarlo en el gasto asistencialista, en sus obras de relumbrón y en el rescate de Petróleos Mexicanos.

En la parte de los ingresos, la estrella seguirá siendo el Servicio de Administración Tributaria y no es de esperarse, al menos esa es la promesa presidencial, que se modifique alguna tasa impositiva.

Así es que este miércoles se presenta en sociedad Rogelio Ramírez de la O con su primer Paquete Económico en esta segunda mitad del gobierno de López Obrador.

Porque ni el video del relevo, ni la ratificación en el Congreso, ni los foros en los que ha participado son suficientes para conocerlo como lo habremos de conocer mañana con el Paquete Económico para el 2022.

El presupuesto
Ingresos

En la parte de los ingresos, la estrella seguirá siendo el SAT y no es de esperarse, al menos esa es la promesa presidencial, que se modifique alguna tasa impositiva.

Gasto

Por la forma de gastar de la 4T se esperan castigos a muchas partidas institucionales para derivarlo en el gasto asistencialista, en sus obras de relumbrón y en el rescate de Petróleos Mexicanos.

Menú de accesibilidad