Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

El divorcio entre la opinión pública y la publicada

leopoldo-gomez2

Leopoldo GómezTercer Grado

Me parece que lo que más pesó en las valoraciones sobre la gira es el respaldo social al Presidente en general

Mucho se ha escrito sobre la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos, con motivo de la entrada en vigor del T-MEC. Desde el anuncio del viaje, las páginas de opinión se llenaron de críticas sobre este encuentro con Donald Trump. Según algunos analistas, el calibre del revolcón sería similar al que se llevó el entonces presidente Peña Nieto con la visita de Trump a México en 2016.

Este tono contrasta con las evaluaciones de la gente. Las encuestas publicadas muestran que, aunque mayoritariamente se piensa que fue Trump el principal favorecido, también son más los que avalan que el presidente López Obrador haya ido a Estados Unidos y afirman que el resultado de su gira fue positivo.

Por ejemplo, en la encuesta de Consulta, 52 por ciento de los participantes piensa que al Presidente le fue bien, frente a apenas un 17 por ciento que opina lo contrario (el resto dice que ni bien ni mal, o que no puede evaluar).

En parte, influye que para la enorme mayoría de los encuestados el trato que recibió el Presidente de México fue mejor o igual al esperado; mientras solo 1 por ciento considera que fue peor. Otras encuestas muestran que, en general, la gente piensa que el trato hacia el Presidente fue de respeto.

Además, ayudó que permeara ampliamente la idea de que el motivo del viaje fue el banderazo de salida al T-MEC, el cual es valorado muy positivamente. Según Consulta, 74 por ciento de los encuestados considera que este tratado beneficiará mucho o algo a México.

Pero al final me parece que lo que más pesó en las valoraciones sobre la gira es el respaldo social al Presidente en general. Un cruce de respuestas muestra que las evaluaciones son mucho mejores entre quienes aprueban su gestión. Todas las respuestas positivas en este segmento superan 90 por ciento.

Aunque con frecuencia se deja de lado en los análisis, no podemos olvidar que más de la mitad de los ciudadanos aprueba al Presidente; 59 por ciento en el promedio de encuestas de Oraculus. Este es un capital que por supuesto no tuvo en su momento el presidente Peña Nieto y que hace que las evaluaciones de la gente hoy sean tan distintas de las de entonces, como divergentes son ahora los sentidos que toman la opinión pública y la opinión publicada

Menú de accesibilidad