Los consejos que recibo de amigos y colegas de Italia y España coinciden plenamente: no subestimen el peligro y muévanse de manera rápida y decisiva. No pierdan tiempo como lo hicimos nosotros en Italia y en España. Presionen a sus gobiernos a actuar YA. El tiempo es clave.

Pero, salvo unas pocas excepciones, muchos de los gobiernos de la región, sin perjuicio de ciertas medidas adoptadas, parecen no entender la gravedad de la crisis. Están corriendo por detrás de los acontecimientos y, me temo, las consecuencias podrían llegar a ser muy graves.

Nuestros sistemas de salud, en su gran mayoría, no tienen capacidad para poder atender un número masivo de personas contagiadas. Observemos la difícil situación q atraviesan los servicios de salud de países mejor preparados q los nuestros como el italiano y el español.

Veo, igualmente, con mucha preocupación, el comportamiento irresponsable de varios líderes de la región que dan el mal ejemplo, subestimando la gravedad del virus, organizando o participando en marchas o reuniones masivas; besando y abrazando gente y no tomando medidas preventivas eficaces de gran calado.

Además, nuestros países tampoco cuentan con la tecnología ni con los insumos para hacer exámenes de detección de contagio a un número importante de personas con el objetivo de identificar a los q estén contagiados, aislarlos y tratarlos de manera temprana.

Finalmente, cada uno de nosotros tiene un alto nivel de responsabilidad individual. Con nuestro actuar podemos ayudar o agravar esta crisis. Debemos actuar con prudencia, compromiso y responsabilidad, caso contrario muchas de las medidas q se adopten tendrán un efecto limitado.

Por todo ello, es imperativo y urgente, q sin entrar en pánico y de manera madura, EXIJAMOS a nuestros gobiernos a q actúen YA y q adopten las medidas oportunas y adecuadas q permitan hacer frente, con eficacia, a esta gravísima pandemia. No hay tiempo q perder. ACTUEMOS YA.

Daniel Zovatto