Congreso de quinta para ‘la Cuarta’


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

La nueva legislatura federal nace con la marca de la desvergüenza:


La nueva legislatura federal nace con la marca de la desvergüenza:

A coro, los diputados de Morena tuvieron la desfachatez de sabotear el mensaje de la priista Claudia Ruiz Massieu con la vileza de enumerar a los 43 de Ayotzinapa, pese a ser ellos (perredistas y protomorenistas de entonces) quienes gobernaban Iguala y Guerrero al ocurrir la matanza.

Y antier, como gusanos en la sopa de la escandalosa pero constitucional licencia al verde Manuel Velasco para suplirse a sí mismo como gobernador “sustituto” (a nadie se le puede obligar a hacer lo que no quiere o que el favorecido “legislara” y votara durante tres tristes meses), luego de que el Senado la aprobó, el mercachifles PVEM (que con el PRI de alcahuete asesinó el espectáculo familiar de los circos) cedió a la fracción morenista cinco de sus diputados (uno de estos el timador que se hizo pasar por “indígena”), usando esta vez el chantaje y el flagelo del cáncer para dizque sacar adelante bondadosas iniciativas.

De vómito, pues, el alumbramiento del Congreso de la cuarta transformación.

  1. Guardia Nacional y rectificación

    La desconfianza generalizada en las policías, sobre todo municipales y muchas estatales, se debe a la penetración del crimen en sus estructuras que, como ilustra de sobra el caso Iguala-Cocula-Ayotzinapa, termina cooptando corporaciones completas.

    Continuar leyendo

  2. Una ‘militarización’ acertada

    Una Guardia Nacional bajo la férula de la Secretaría de la Defensa reactiva las alarmas de quienes vienen previniendo contra una "militarización" que en rigor no será "del país", sino, en todo caso, de la seguridad pública.

    Continuar leyendo