* La muerte de turistas extranjeros es imperdonable

* Se vuelven a encontrar López Obrador y Vila Dosal

* “Hay que combatir la inseguridad”: Carlos Iriarte

¿Y DON MIGUEL? ¡BIEN, GRACIAS!- Durante décadas, los principales bastiones económicos de México en lo referente a la captación de divisas han sido el envío de remesas de nuestros paisanos que trabajan en los Estados Unidos y la actividad turística. Sin embargo, en los años recientes, por diversas circunstancias (entre ellas podemos mencionar la pandemia por el coronavirus y la plaga del sargazo, esto en Quintana Roo), la boyante industria sin chimeneas mexicana poco a poco se ha ido desdibujando principalmente porque desde la Secretaría de Turismo (SECTUR) y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) se han dejado de implementar estrategias y programas que apuntalen a esta importantísima actividad. Y a este contexto, desgraciadamente, no podemos amputarle la triste realidad que vive todo México a causa de la violencia y la inseguridad. Con preocupación, nos enteramos de que en países como Alemania, Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido -naciones que año tras año arrojaban millones de turistas a nuestros principales destinos-, se están emitiendo alertas para que sus ciudadanos dejen de venir a vacacionar a nuestro país porque no hay garantía alguna de que nuestras autoridades salvaguarden su integridad física, situación que resulta sumamente grave, sobre todo porque desde el despacho de Miguel Torroco Marqués no sale ninguna estrategia que apuntale la actividad turística nacional y mucho menos algún argumento que le brinde certeza a los viajeros extranjeros de que estarán seguros aquí. El fin de semana pasado, en Tulum, Quintana Roo, se desató una balacera entre supuestos narcomenudistas en un bar ubicado en pleno centro de ese importante destino turístico, con saldo de dos extranjeros muertos (entre ellos la joven influencer de origen indio Anjali Ryot, quien se quedó a un día de cumplir 24 años) y cuatro lesionados y en los tres niveles de goberno nadie dijo nada, nadie le dio la debida importancia a este gravísimo hecho. En este país nos hemos acostumbrado tanto a los hechos de sangre (que ocurren a diario y por decenas) que para las autoridades municipales, estatales y federales esta masacre (sí, ¡masacre!) resultó ser una más. Y a este tipo de episodios, nadie les está dando la debida relevancia, porque al tiempo de que cobran la vida de seres humanos (paisanos y extranjeros), también están asesinando al turismo.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA.- Pasado mañana jueves el presidente Andrés López Obrador se trasladará por cuarta ocasión en tres meses al estado de Yucatán para supervisar los avances en la construcción del Tren Maya. Ahí, en territorio yucateco, se reunirá con el panista Mauricio Vila Dosal para abordar diversos temas que atañen directamente a la agenda estatal y, a diferencia de la relación que tiene el Primer Mandatario con otros gobernadores de la oposición, con quienes el tabasqueño no se lleva muy bien que digamos, con Vila Dosal siempre ha tenido un vínculo muy respetuoso y colaborativo. Y es que, desde su primer acercamiento, ambos coincidieron en enfocar sus esfuerzos para gestionar las mejores sinergias posibles para apoyar a la población más vulnerable de la entidad, la cual está ubicada al sur y que en esta ocasión se verá beneficiada con las gestiones para terminar la construcción del hospital general de Ticul, que durante el sexenio pasado estuvo envuelto en litigios que ya se resolvieron. Esto se traduce en una excelente noticia para los yucatecos, porque el gobierno estatal no tendrá que erogar 740 millones de pesos, los cuales por cierto no tiene, para contar con un hospital de primer nivel en esa zona y así muchos yucatecos sureños también evitarán tener que viajar a Mérida, la capital, para recibir atención especializada.

ENORME RETO.- El diputado federal priísta, Carlos Iriarte Mercado, comentó sumamente consternado que la inseguridad es una de las principales preocupaciones todos los mexicanos, incluso por encima de la volatilidad económica y la pandemia por el COVID19, razón por la cual reconoció que la Comisión de Seguridad Ciudadana de San Lázaro tiene la enorme responsabilidad de abonar a la pacificación del país. Durante su participación en la instalación de los trabajos de esta instancia legislativa, el legislador mexiquense indicó que la respuesta del Estado mexicano para mitigar este problema nomás no llega, por lo que millones de mexicanos a diario se muestran sumamente intranquilos; por lo que desde la trinchera legislativa tiene que haber el serio compromiso de asumir la responsabilidad de responder a la demanda de millones de ciudadanos que aspiran a vivir en paz y tranquilidad. Urge revertir la inseguridad que afecta al Estado de Derecho y que provoca la limitación de inversiones que generan oportunidades de empleos para los mexicanos. *** Frente a la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez Velázquez, Iriarte Mercado, de quien se menciona podría buscar la candidatura del PRI a la gubernatura del Edomex para el 2023, destacó que esta realidad ya está atingetemente documentada en el índice del Estado de Derecho 2021, del Proyecto Justicia Mundial en su categoría de orden y seguridad, donde México obtuvo un dramático descenso en su evaluación; además de registrar una baja evaluación en el indicador Ausencia de Corrupción, el cual analiza la prevalencia de distintas formas de corrupción pública y privada. Ante esta coyuntura, es prioritario sumar condiciones dignas que favorezcan al desarrollo profesional y personal de quienes integran las instituciones policiales, en un marco de legalidad, disciplina y de incentivos a su labor.

LA BELLA DURMIENTE DE LA CURUL.- Si su intención es genuinamente querer ayudar, señora “diputada” Carmen Patricia Armendáriz Guerra, salga usted a la calle y vaya directamente a los hospitales del sector salud para corroborar el desabasto de medicamentos oncológicos y, ahí mismo, le aseguro, de primera mano obtenrá testimonios de los padres que a diario agonizan junto a sus pequeños por no poder encontrar los fármacos que requieren para sus quimioterapias. Porque de muy buena fuente sé que usted jamás se ha ido a parar a ningún nosocomio de México para recabar dato alguno que le permita confeccionar una auditoría que le permita llegar al fondo de ningún asunto. Y, por cierto, esos “daños colaterales” a los que usted se refiere no son latas de refresco vacías, llantas ponchadas o ventanas rotas… se trata de niños que murieron de cáncer.

Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx
[email protected]
Twitter: @yalessandrini1