¿Y entonces quién investiga a Televisa?

ciro-gomez-leyva1

Ciro Gómez LeyvaLa historia en breve

ciro

Los directivos de Televisa esperaban el fin de semana para que la revista Proceso atendiera el derecho de réplica que le exigieron. De lo contrario, demandarían. Supongo que lo harán en las próximas horas, pues Proceso no publicó la réplica ni en la sección de cartas. Pero lo significativo en torno de este asunto estaría en que el semanario no publicó tampoco una línea sobre el tema que hace ocho días ganó su portada y seis de las páginas de apertura: “Estados Unidos investiga las cuentas oscuras de Televisa”.

Ni una línea. De hecho, no ha surgido información novedosa sobre las presuntas millonarias maniobras irregulares y fraudulentas de altos directivos de Televisa, desde que el vicepresidente de la empresa, Javier Tejado Dondé, ratificó el lunes 9 que el contenido del documento anónimo que destapaba las supuestas faltas (documento retomado y puesto en entredicho por el Wall Street Journal el jueves 5), era “absoluta, completa y tajantemente falso”, y que detrás de la maniobra se veía la mano del Grupo Slim.

De ahí la pregunta, ¿quién entonces está investigando a Televisa? La prensa parece haber topado con pared. Las autoridades mexicanas, hasta donde sé, no lo están haciendo. Quedarían dos instituciones estadounidenses: la SEC (Securities Exchange Commission, encargada de proteger a los inversionistas y mantener la integridad de los mercados de valores) y el Departamento de Justicia.

No había al viernes indicios de que la SEC hubiera emprendido esa misión. Quizá porque no tomó en serio el anónimo que, por lo demás, no perturbó el valor de Grupo Televisa en Wall Street. El viernes 6, la acción se cotizaba en 27.60 dólares y el viernes 13 en 26.33, pérdida de 4% que no inquieta a una acción que lleva meses oscilando entre 26 y 29 dólares. O quizá porque, pese a lo que adelantaban algunos especialistas, no hay señales de que un colectivo de pequeños accionistas demandará a Televisa a través de un Class Action Suit.

Queda el Departamento de Justicia. El documento anónimo fue dirigido al célebre Andy Weissman, jefe de la sección de fraudes de la división criminal, el hombre que, por ejemplo, encabezó al implacable equipo que, entre 2002 y 2005, desmenuzó y probó la responsabilidad de 30 personas en el fraude en Enron.

Las investigaciones del Departamento de Justicia se conducen en secreto. No se sabe si ya tomó nota del pitazo, lo despreció o está esperando el resultado de otra investigación, la contratada por la propia Televisa al despacho neoyorquino Wachtell, Lipton, Rosen & Katz (se dice que Televisa le pagó una mítica cantidad para que aceptara hacerse cargo de este trabajo), que maneja muchos de los casos más importantes y polémicos del mundo, y cuyas conclusiones suelen ser altamente valoradas por la autoridad.

De ahí en fuera, por lo pronto, todo es güiri-güiri.

MENOS DE 140. La pesadilla de la inseguridad regresa a la metrópoli de Monterrey y mata los sueños presidenciales del Bronco, quien hace un año era Dios.