Tan lejos de Dios y tan cerca de Trump


manuel-ajenjo1

Manuel AjenjoEl Privilegio de Opinar

Distraigo mi atención y la de los lectores que tenemos puesta en las campañas electorales en las que abundan los ataques y escasean las propuestas, para abordar un tema que atañe a México y al mundo: El ataque de Estados Unidos y sus aliados, Francia y el Reino Unido, contra “posiciones específicas” en Siria, con el pretexto —mismo esgrimido por Bush cuando arremetió contra Irak para derrocar a Sadam Hussein— de que el país gobernado por Bashar al Assad posee armas químicas.

Distraigo mi atención y la de los lectores que tenemos puesta en las campañas electorales en las que abundan los ataques y escasean las propuestas, para abordar un tema que atañe a México y al mundo: El ataque de Estados Unidos y sus aliados, Francia y el Reino Unido, contra “posiciones específicas” en Siria, con el pretexto —mismo esgrimido por Bush cuando arremetió contra Irak para derrocar a Sadam Hussein— de que el país gobernado por Bashar al Assad posee armas químicas.

Donald Trump, el desequilibrado mental que, en medio de sus múltiples broncas personales, presuntamente gobierna el país vecino del Norte, después de bombardear a la nación situada en el cercano Oriente, expresó: “¡Misión cumplida!”. Por medio del Twitter, el magnate gringo calificó como un “ataque perfectamente ejecutado” el realizado por el ejército de su país, con “la sabia ayuda y poderío militar” de los gobiernos británico y francés. (Tercia de ojetes a la primera —diría mi difunto compadre apodado el Ronco—).

El precipitado ataque consistió en el lanzamiento ininterrumpido de 105 misiles crucero, bombas guiadas y misiles aire y tierra —71 de éstos fueron interceptados por las defensas antiaéreas sirias—. El Pentágono reconoció que varios puntos que iban a ser destruidos quedaron intactos. Sin embargo, The Washington Post notificó que se logró “destruir el corazón” del sistema de armas químicas de Siria.

Entre los tuits emitidos por el energúmeno magnate con vocación genocida, transcribo el siguiente: “Estamos tan orgullosos de nuestro gran ejército que pronto, después de gastar miles de millones de dólares totalmente aprobados, será lo mejor que nuestro país haya tenido. ¡No habrá nada ni nadie, ni siquiera cerca!”. La última frase provocó en el autor del escrito que usted lee un miedo más agudo del que dicen tener los actores protagonistas de un anuncio del candidato Meade.

Pido a lectoras y lectores que interpreten la frase de marras, como yo lo hice en primera instancia, para que se percaten de qué manera mi miedo, por un instante, fue real. Desglosaré el enunciado que, entre signos de admiración, expresa: No habrá —futuro inmediato del verbo haber— nada ni nadie —nada es la negación de la existencia y nadie significa ninguna persona—, ni siquiera cerca —¡gulp! Canadá al Norte y nuestro país al sur somos lo que más cerca tienen los gringos, pensé con temor—. Luego reflexioné y me di cuenta de lo que Donald quiso decir: Nuestro ejército es tan grande que no habrá quien se le aproxime —subrayo— en la Tabla de Clasificaciones del Exterminio de la Humanidad.

También, se me ocurrió que el sustantivo cerca, en su primera acepción del diccionario español significa: vallado, tapia o muro que se pone alrededor de algún sitio; lo que me llevó a pensar que, tal vez, en su afán por disimular que el señor con pelos de muñeca vieja odia a los mexicanos, nuestra Cancillería bien pudiera descontextualizar la frase para manifestar que en el fondo Trump es buen amigo porque ya reveló que “no habrá nada de cerca”.

INCAPACIDAD PARA REÍR

El pasado martes salió a la venta en Estados Unidos el libro Una lealtad mayor: verdad, mentiras y liderazgo, escrito por James Comey, el exdirector del FBI que fue destituido de su cargo por Donald Trump el 8 de junio del 2017. En dicha publicación, el autor afirma que el presidente que lo defenestró: “no tiene ética, está desvinculado de la verdad y los valores institucionales (…) y a la defensiva ante las denuncias de mujeres en su contra (…) Es mafioso, fóbico y egocéntrico”.

Por medio de una nota de la Agencia noticiosa francesa AFP, traducida al español por Manuel Reynaga, asesor de idiomas de esta columna, sabemos algunas de las opiniones que el autor del libro de referencia tiene sobre su exjefe, como las que siguen: “La presidencia de Donald Trump amenaza gran parte de lo que es bueno en esta nación (…) Su liderazgo es transaccional, impulsado por el ego y la lealtad personal. Somos afortunados de que algunos líderes éticos hayan elegido servir y permanecer en altos niveles de gobierno, pero no pueden evitar todo el daño del incendio forestal que es la presidencia de Trump. Su tarea es tratar de detenerla”.

Comey cita lo dicho por el ignorante magnate para desmentir lo dicho por un exespía inglés que habló sobre una posible reunión de Trump con prostitutas en Moscú a las que pidió que orinaran en la cama: “Tengo fobia a los gérmenes, no hay manera de que deje que la gente orine sobre mí, de ninguna manera”.

Alimenta mi miedo lo que a continuación transcribo: “No recuerdo haberlo visto reír nunca. Ni durante las conversaciones antes de las reuniones, ni en alguna otra charla. A riesgo de que, tal vez, esté malinterpretando las cosas, comentaré que no sé de otro líder que no ría con cierta regularidad en público. Sospecho que su aparente incapacidad para hacerlo tiene su raíz en una recóndita inseguridad; su incapacidad de ser vulnerable o de arriesgarse a apreciar el humor de los otros. Después de reflexionarlo, esta incapacidad me parece muy triste en un líder y da un poco de miedo en un presidente”.

elp[email protected]