A través de la mirada solemos comunicar mucha más información que cuando hablamos, porque la manera en que dirigimos los ojos y acompañamos con el resto de los músculos faciales nos evidencian si estamos molestos, sonrientes y un sinfín de emociones.

Los mejores retratos son los que logran captar la mirada del fotografiado, porque más allá de la buena relación que lograron tener el fotógrafo y el personaje, es que la imagen por sí misma hablará a través de los ojos.

Como ya lo he mencionado en muchas ocasiones, si la mirada que queda capturada continúa proyectando un mensaje y atrapando a quien la observa en un lugar y en un tiempo distinto, será una buena fotografía.

Ahora, mirar, también implica valor, decisión y seguridad. Hay quienes a la hora de hablar con alguien evaden el contacto visual directo y prefieren colocar sus ojos en otra dirección que no sea el rostro directamente.

Las razones son muchas, temor, timidez, cobardía, inseguridad, rechazo y desinterés.

El día de hoy declararon sentencia al patán de Naasón Joaquín García, líder de La Luz del Mundo por el delito de abuso sexual infantil. Después de escuchar a varias víctimas compartir sus testimonios, este personaje no se atrevió siquiera a voltear a verlas.

Se le acabó el valor para poder mirarlas de frente. Incluso revisando las fotografías publicadas durante los tres años que inició su proceso, nunca se le vio mirando de manera directa a las cámaras. En la mayoría aparece mirando para los costados y nunca de manera directa o posada para los medios presentes.

Recordemos que en muchos casos, quienes llegan a juicios, cuidan todo tipo de gesto y comportamiento frente al juez y los presentes. Es una exigencia legal, en donde implica atender al lenguaje no verbal.

Cada una de las mujeres que pasaron a denunciar los actos denigrantes que las obligaba a hacer, encontraron la fuerza necesaria para hacerlo público y decírselo de frente, para que lo escuchara y no olvidara el daño que les hizo a ellas y a muchísimas más.

La fotografía hoy, que ya había sido publicada por distintos medios nacionales e internacionales desde febrero pasado, es una imagen más en donde mira concretamente hacia un punto en particular a un costado. El ceño fruncido y su frustración y la comisura de sus labios hacia abajo denotando su temor y la sorpresa al escuchar las pruebas de sus delitos y abusos como “apóstol” de Jesucristo.

Después de leer las declaraciones del día de hoy, se agradece que no mire a la cámara de ningún fotógrafo presente; que no se atreva siquiera a hacerlo y ni mucho menos a las víctimas.

Una fotografía que con solo verlo llena de rabia a quienes lo miramos, aunque sea a la distancia y sin siquiera haberlo conocido.

Pero personajes patanes como él, no deberían atreverse a mirar a nadie a los ojos, nunca.

NO USAR EN NOTAS Sin valor para mirar al frente LAURA GARZA
Foto difundida en medios locales e internacionales de Naasón Joaquín García