Fue ayer el día en que México marcó, ya sin máscaras, su modelo de gobierno para los próximos años, que es el de los países con los que vota en la ONU y la OEA: Rusia, Venezuela, Cuba, Bolivia, Turquía, Vietnam, China, Norcorea, Irán, Siria, Nicaragua, Filipinas, Uzbekistán, Eritrea, Gabón, Libia, Burkina Faso, Armenia, Sudán…

Sí, fue histórico: ayer el gobierno mexicano se negó a condenar a Rusia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU; mientras la Suprema Corte de Justicia avaló la Ley de la Industria Eléctrica, que deja claro que el libre mercado no es regla, y es similar a la de Cuba.

Además, la consulta de Revocación de Mandato, de pasado mañana, sólo existe en Venezuela, Bolivia y Ecuador, donde garantizó que Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa (y sus sucesores) se pudieran reeligir en la presidencia de manera indefinida.

Pero la negación a condenar al régimen asesino de Vladimir Putin en la Asamblea General de la ONU fue un paso firme del presidente para ubicarse, sin sonrojo alguno, del lado de los que odian y destruyen.

La votación, en la que México se abstuvo, expulsó a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU por sus “violaciones y abusos graves y sistemáticos” cometidos durante la invasión de Ucrania.

El gobierno mexicano se niega a condenar las atrocidades del ejército ruso en Bucha, una barriada de Kiev, donde las calles quedaron regadas de cadáveres con signos de tortura y las manos amarradas a la espalda y fosas comunes con más de 300 cadáveres.

Tampoco condenó en la ONU a la dictadura prorusa de Venezuela por “crímenes de lesa humanidad”, que son procesados en el Tribunal Penal Internacional de La Haya, pues ésta señala como responsables a Maduro, a su numero dos y a la cúpula militar.

La ONU estableció responsabilidades individuales de Maduro, su numero dos y la cúpula militar por graves violaciones de derechos humanos y el asesinado de cinco mil 94 opositores políticos y detenido sin órdenes judiciales a otros tres mil 479.

La ONU probó la tortura de Maduro y su gente “para extraer confesiones o información, contraseñas telefónicas y de redes sociales, y obligar a una persona a incriminarse a sí misma o a otras personas, en particular a líderes de la oposición de alto perfil”.

Sin embargo, México sí condenó en la ONU a Israel (su principal socio en Medio Oriente) porque lanzó un par de cohetes sin consecuencias en Gaza. Ahí, México votó igual que Rusia,

China, Costa de Marfil, Bahréin, Bangladesh, Pakistán, Senegal…

Ojo: esos son países-cuarteles donde los militares hacen política en favor del gobierno con descaro y prepotencia…

Como hace aquí el general de la Guardia Nacional.