El resentido se toma el veneno pensando que es el otro quien va a morir. Sucede con quienes están de acuerdo con los recortes al INE y los demás organismos autónomos: creen que serán para ellos los seis mil millones de pesos recortados. Pero no.

Así sucede en la Venezuela de la demagogia chavista desde 1999: los recortes son para engrasar los mecanismos de control de la economía y de las libertades que, dos décadas después, han obligado a emigrar por hambre y miedo a siete millones.

Por ejemplo, en 2017 Morena creó el fideicomiso “Por los demás”, diciendo que era para ayudar a los damnificados por los sismos. Setenta personas sacaron 64,5 millones en cheques de caja: ninguno era damnificado y todos eran militantes de Morena.

No importó que el estatuto 18 de Morena estableciera que “se prohíben los fideicomisos y cualquier instrumento para ocultar fondos”. Que va: Morena reunió 78,8 millones de pesos, de los que 44,4 millones fueron en efectivo, y nunca se supo quiénes los aportaron.

Después, ya en la presidencia, a Morena dejaron de gustarles los fideicomisos, y eliminó los 109 que existían en el país, creados con fondos de dinero público y privado, cuyos rendimientos se usaban para financiar ciencia, deporte, cine, arte, medio ambiente.

Morena eliminó los 109 fideicomisos, engrosados con fondos públicos y privados, que eran vigilados por la sociedad civil, a través de las organizaciones de mujeres, ambientalistas, intelectuales, científicos, organizaciones vecinales.

Claro, antes de cancelarlos, se chutó 23 mil millones del fideicomiso Fondo Nacional de Infraestructura, para comprar la refinería de Deer Park en Houston, Texas. Y prometió informar el destino del dinero de los demás fideicomisos. Pero lo escribió en el hielo.

Bueno, Morena eliminó aquellos fideicomisos porque daban independencia económica a grupos de poder que no comparten su idea chavista de controlar el país. Pero creó otro para que el Ejército y la Marina manejen sin control lo que sacan de las aduanas.

Dice la orden del jefe del Ejecutivo:

“… la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina podrán constituir fideicomisos públicos sin estructura, que servirán como vehículos financieros para recibir y administrar los recursos que deriven…”

Pero, al igual que el fideicomiso “Por los demás” para ayudar a los damnificados por los sismos de 2017, nadie de esa entelequia que Morena llama “el pueblo” ve un solo peso de los fideicomisos del Ejército y la Marina.

Porque es un dinero que usan los militares para construir un Estado dentro del Estado, con recursos que no puede auditar la sociedad civil, pues lo prohíbe el cuento de que es asunto de seguridad nacional.

Sí, toman veneno pensando que quien va a morir será el otro.

Se llama resentimiento.