Solo en las dictaduras se prohíben palabras, en las democracias, no.
Florestán.

El gobierno de la Ciudad de México incluyó la ivermectina en el paquete que repartió a casi 200 mil contagiados de Covid, lo que ha llevado a Claudia Sheinbaum a su más grave crisis en la pandemia.

            El 19 de junio de 2020, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, subió un tuit en el que daba a conocer la advertencia de la Organización Panamericana de la Salud, OPS contra la ivermectina que no debe ser usada para el tratamiento de COVID-19 y concluía: Sin evidencia sobre su beneficio, la OPS desaconseja firmemente el uso de ivermenctina para cualquier otro fin diferente para aquellos para los que está debidamente autorizado, un desparasitante.

            El 15 de julio dio a conocer una serie de medicamentos que no se debían usar contra el COVID-19, entre los que destacó la ivermectina.

            El 2 de septiembre, siempre de 2020, informó que hasta ahora no existe ningún tratamiento especifico contra el Covid y volvió a descalificar la invermectina, de la que, dijo, no tiene registro sanitario para ese fin.

            Ahora, en febrero de 2022, cuando le estalla el escándalo a Sheinbaum por incluir ese fármaco sin registro en su quit, López-Gatell le da, maromero que es, la vuelta a su discurso y quiere que olvidemos lo que dijo desde junio de 2020, para salvar a la jefa de gobierno y quedar bien con el presidente, sin darse cuenta que al hacerlo, se empina solo pues siendo el zar anticovid del gobierno federal, toleró que un gobierno local aplicara un fármaco sin autorización sanitaria y habiéndolo proscrito.

            ¿Todos somos Hugo?

RETALES

  1. PENDIENTE.- De la crisis con el gobierno español desatada por el presidente López Obrador, una señal de que solo la pausó, será si mantiene y procesa en el Senado su propuesta para que Quirino Ordaz sea embajador en Madrid, la congela o la retira como hizo con la de Arturo Herrera, para gobernador del Banco de México;
  2. VERGÜENZA.- Cuitláhuac García que quiere ser más lopezobradorista que López Obrador, se lanzó en una conferencia de prensa contra la reportera de Meganoticias de Veracruz, Sara Landa, a la descalificó y faltó el respeto en estos tiempos de la violencia y asesinatos de periodistas. Es de los que cree que va a ser gobernador por siempre o ya está en lo que los suyos le dicen, la candidatura presidencial, lo que habla de su falta de equilibrio, por decir lo menos; y
  3. KEN.- El presidente dijo ayer que el embajador amigo, Ken Salazar, había apoyado su reforma eléctrica, lo que no es así y él mismo se encargó de aclararlo dos veces, una diciendo que esa iniciativa solo busca producir energía mala, cara y antigua. Pero que le dijo: Ken, aguanta, el pueblo se levanta. Lo que pasa es que, insisto, es un bisoño en la diplomacia y corre el riesgo de que la seducción de López Obrador lo desubique.

Nos vemos el martes, pero en privado.