TWITTER: @JLUIS_CUEVAS 
FB: EL PINTOR 
INSTAGRAM: @PINTOR_C

Se pierde el amor a la camiseta, la pasión ya no es la misma, no hay duda. El futbol como industria ha mostrado las prioridades del momento, el modelo ha ido cambiando y aunque la pasión sigue en el aficionado, el futbolista y el directivo parecen  solo defender sus intereses, que muchas veces no los llevan por el mismo camino.

La primera Fecha FIFA del año nos ha dejado confirmar lo antes escrito, ¿En qué momento se acabó la pasión y el orgullo por representar a tu país en un partido de futbol?

El proceso de Gerardo Martino comenzó de muy buena forma en cancha, aunque previamente se  habló más de la negativa del “Tecatito” Corona que de última hora se ha rebautizado como “un malentendido”. Quizá se pudo manejar de mejor forma la situación, quizá Martino tuvo que callar, o quizá solapar al jugador y mimarlo a la distancia, también, quizá es momento de terminar con los vicios del futbolista de estos tiempos.

Nunca me negué a Selección, jugué hasta con el tobillo roto”, señaló en alguna entrevista Diego Armando Maradona, aunque en el pasado el futbol era menos industria, el protagonista entendía perfectamente la pasión de jugar por su país.

El futbol de hoy permite poco  ver a un futbolista jugar con un solo club toda su trayectoria, antes una convocatoria a selección era la máxima distinción, en la actualidad, para un gran porcentaje de futbolistas representar a su país es una carga.

Entendiendo y partiendo desde el punto mercantil, el futbolista es activo de un club, no de la Federación de su país, por ello el respaldo que puede sentir la estrella al decir no a una convocatoria, en esta Fecha FIFA Messi y Cristiano Ronaldo volvieron con sus selecciones por primera vez desde sus eliminaciones en el Mundial de Rusia, las noticias no fueron positivas, Portugal empató sus dos juegos y CR7 salió lesionado, Argentina tuvo una pobre actuación ante Venezuela y horas después de finalizado el partido, Messi fue descartado para el duelo ante Marruecos por una supuesta lesión (Hay quien dice que solo se presentó con la Albiceleste por contrato para estrenar la camiseta de su principal socio comercial y después reportar con Barcelona).

Lo que ha pasado con el “Tecatito” Corona, más que una indisciplina toma tintes de costumbre, lastimosamente en nuestro futbol, siempre suelen haber negritos en el arroz, jugadores que la gente califica como “divas” porque lo escucha de los narradores, futbolistas que se unen para pedir primas, entendiendo su rol, su importancia como imán publicitario y lo ventajosos que pueden resultar los directivos (muchos futbolistas, por tanto deciden no ser títeres de la FMF y ponen sus condiciones), así está nuestro futbol y así  se comporta la industria mundial hoy en día.

Seguramente la situación entre Corona y Martino se arreglará, no obstante, y aunque parece ser un punto negativo, la confrontación puede traer cosas muy positivas:

1.- terminar con los vicios de la gente de pantalón largo,

2.-recordarle al futbolista sus orígenes y llenarlo de orgullo para cumplir sus objetivos.

Pudiera ser solo el inicio de un proceso exitoso, el seleccionado que venga al TRI tiene que mantener la esencia del futbol, pasión y orgullo, lo demás es lo de menos, la Selección no se trata de convencer al futbolista de vestirse de verde, se trata de querer y ser, si la industria ya no reclama identidad, en tiempos como estos, al futbolista solo le queda su selección.