Sabemos perfectamente que la tarea de la organización sin fines de lucro, Artículo 19 es documentar las agresiones contra periodistas, medios de comunicación y comunicadores. Registran los distintos ataques contra la prensa en el mundo entero.

Llevan el registro de si aumenta o disminuye la violencia contra la prensa, con la intención de difundir las agresiones y el atentado directo hacia la libertad de expresión.

Buscan y exigen un Estado de Derecho, proponiendo reformas en las leyes de cada país, para que se garantice la libertad de expresión e información, así como el respeto y la defensa de los periodistas.

También hace la defensa del derecho a la libertad de expresión en los medios digitales, moderando y revisando analíticamente el contenido que emitan violencia digital, discursos de odio o discriminatorios.

Están más que nadie al pendiente de quién recibe una agresión, verifican la información, contactan a la o las víctimas, buscan cómo se pueden atestiguar los hechos en la cobertura y por supuesto los acompaña y protege durante el proceso de llevar el caso a las autoridades correspondientes.

El fin de semana se presentaron distintas protestas en el Centro Habana y La Habana vieja, y en. diferentes localidades de Cuba, en San Antonio de Los Baños, Alquízar, Güira de Melena Palma Soriano y Santiago de Cuba.

Tiendas saqueadas, la policía se enfrentó a pedradas con los ciudadanos, entre gritos incesantes que exigen que termine la dictadura o ¡Patria o vida! que arrincona a todos los cubanos a no recibir vacunas contra el Covid19 ante un rebrote sin control.

La falta de medicamentos, la existencia de tiendas en divisas, a los que no todos tienen acceso, está provocando que muchos no tengan cómo comprar alimentos de la canasta básica y subsistir.

La gente salió, los jóvenes tomaron sus celulares y comenzaron a hacer lo que ya es hora que pase. Salir a las calles, exigir y transmitirlo a todo el mundo a través de las redes sociales, como lo publicaron por un Facebook Live.

Los cubanos están cansados, hartos, contagiándose del Covid19 y sin alimento.

Dentro de los enfrentamientos, se dio el ataque directo al fotoperiodista español Ramón Espinosa de la agencia AP (Associated Press) por parte de los grupos anti disturbio del propio gobierno cubano.

Mientras Ramón hacía su trabajo, dentro de las protestas con su cámara, lo golpearon brutalmente directamente en su ojo izquierdo, dejándolo ensangrentado y herido.

Por suerte se tuvieron imágenes y este hecho fue replicado por distintas agencias internacionales y fotoperiodistas, exigiendo la defensa de los fotoperiodistas locales e internacionales que están allí para hacer su trabajo y han terminado siendo reprimidos y agredidos.

Esto es lo que hace Artículo 19, atender, difundir y dar seguimiento para que Ramón Espinosa y el resto de los fotoperiodistas sean respetados y defendidos en casos como este.

Pero en realidad Artículo 19 volvió a ser tema en Palacio Nacional, por un error de comunicación a la hora de emitir su rechazo hacia la confrontación por el presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel al no respetar los estándares internacionales de los derechos a la manifestación y libre expresión, poniendo en riesgo a las personas manifestantes y a quienes trabajan informando como prensa local y la internacional.

Lamentablemente su Community Manager o quien haya recibido la orden de publicar ese tweet no revisó de manera correcta que la imagen que utilizaría para complementar el llamado, no era exactamente de la isla.

La imagen fue tomada quizá con un dron, y da que es una manifestación en El Cairo y aunque lo que vemos tenga un ligero parecido con el malecón en La Habana, la elección y su nula verificación fue un grave error.

Grave por el hecho de que toda Asociación o Colectivo que proteja a los periodistas y se enfrente a gobiernos comandados por personajes que anulan cualquier información en su contra, los coloca en el tintero o como dicen por ahí “se pusieron de pechito” y ahora el ataque será desviado.

Artículo 19 reconoció y se disculpó por Twitter: “Ofrecemos una disculpa por los inconvenientes del uso de ésta. Sin embargo, reiteramos la exigencia de respeto y garantía a los derechos humanos durante las protestas”.

Pero no nos distraigamos, el error en las publicaciones les ha sucedido a todos, incluido a Gobierno Federal y sus distintas dependencias. Seguramente quien publicó en Artículo 19 sin verificar en este momento no tenga más trabajo, porque eso es lo que sucede con ese tipo de errores, sin embargo el foco no debería de estar en el poste erróneo de una imagen, sino en el contenido de este.

Los errores pasan, el bombardeo informativo al que estamos expuestos nos colocan en el tremendo juicio de quienes habitan el mundo digital y actúan sin conocimiento o por impulso de subirse al trending.

La nota NO es la que sale de Palacio Nacional, es la crisis sanitaria y alimenticia por la que pasa Cuba y el despertar de su gente al salir a las calles para pedir “Patria o vida”, para gritar y que sean escuchados por el mundo entero porque estas nuevas generaciones no están de acuerdo con la represión y la dictadura.

Son tiempos de despertar y las protestas irán a la alza, la nota es que ya hubo un periodista agredido y reprimido, y Artículo 19 no debe, siquiera, desviarse de su tarea que es la de hacer que se respeten y se mantenga la garantía a los derechos humanos en la isla, a su gente y a los periodistas y el corte al servicio de internet para que todo aquel que tiene un celular pueda transmitirnos lo que está pasando.

La desesperación es de todo, pero no nos distraigamos.