¿Quién dijo pánico en los mercados? Es el día después de la invasión rusa a Ucrania y las Bolsas de Valores cerraron al alza en Estados Unidos y México. El tipo de cambio del peso tuvo una pequeña depreciación, pero la moneda mexicana sigue en la zona de los 20 pesos, desafiando las leyes de gravedad. Las materias primas se dieron una pausa, en particular el petróleo y el gas natural, pero también el trigo y el oro. Quizá les gustó el mensaje de Biden: Estados Unidos no quiere guerra y tratará de evitar los efectos inflacionarios del conflicto en los hogares estadounidenses. Esto explica que las sanciones anunciadas ayer después de la invasión se enfocan en empresas financieras rusas. Las compañías del sector energético, por lo pronto, seguirán surtiendo a Europa y al mundo.

Es probable que a los inversionistas los haya tranquilizado la incapacidad de “Occidente” para llegar a acuerdos sobre sanciones económicas muy duras contra Rusia. Llama la atención que la moción para excluirlo del sistema global de pagos SWIFT no prosperó. No hay consenso porque necesitan el gas de Rusia y le temen a la escalada inflacionaria que ocurrirá en el momento en que el petróleo, el gas natural y el trigo de Rusia salgan de los mercados occidentales. Más allá del cálculo económico, es obvio que Europa teme a los ejércitos rusos como si estuviéramos en plena Guerra Fría. Si querían asfixiar a Putin, con medidas ejemplares, no pudieron ponerse de acuerdo. En vez de asfixia, el día después lo único que le hicieron fue unas buenas cosquillas.

¿Esto quiere decir colorín colorado… final feliz para el ex agente de la KGB? Claramente no. Rusia movilizó hasta 60,000 soldados en esta operación militar y ha dejado claro que quiere revisar el mapa que se dibujó con el derrumbe de la Unión Soviética. Biden y los líderes europeos están en shock, pero no pueden resignarse a parecer débiles frente a Putin. En Estados Unidos hay elecciones intermedias a fin de año y en Francia, elecciones presidenciales en abril. Los dirigentes occidentales no saben qué hacer, más allá de denunciar la maldad de Putin. El drama humano es real y apenas comienza. Por el momento, hay 137 muertos, y decenas de miles de ucranianos que han comenzado la ruta de la migración forzada. El total podría llegar a 5 millones. Es imposible saber cuánto tiempo durará la operación militar y cuáles serán sus consecuencias. Estados Unidos mandará 7,000 soldados a Alemania para reforzar la seguridad de sus aliados de la OTAN. “Nos han dejado solos”, clama el presidente de Ucrania.

¿Cuánto durará la calma en los mercados? Más pronto que tarde vendrán nuevas rondas de sanciones económicas a Rusia y esto provocará calambres en los mercados. El petróleo podría recuperar la carrera alcista y superar ampliamente el techo de los 100 dólares. La gasolina en Texas está bajo presión alcista y será un dolor de cabeza para el gobierno y los consumidores mexicanos. En un escenario internacional de precios altos de gasolina, la Secretaría de Hacienda deberá optar por gastar miles de millones de pesos por mantener los precios en las gasolineras o transferir parte del sobrecosto a los consumidores. En un platillo de la balanza está la inflación con molestia social. En el otro platillo, el gasto multimillonario para subsidiar la gasolina. Estos estímulos costaron 104,000 millones de pesos en el 2021. En el año que corre, la cifra podría ser mucho más alta.

El estrés inflacionario ruso para México no se agota en el petróleo y la gasolina. Hay focos prendidos en el gas natural, el trigo y los fertilizantes, productos donde Rusia es líder mundial. El gas es relevante porque es la principal fuente para producir electricidad y afecta los costos de industriales y productores. Rusia es factor clave en el abasto mundial de trigo y fertilizantes nitrogenados y de urea. Impedirle exportar provocará escasez y alzas de precios. Aquí la inflación podría impactar la canasta alimentaria. Maíz, frijol y papas, pero también pan y pizzas, por ejemplo

Cuando el “Mundo” decida sancionar a Rusia, para México será imposible jugar por su lado y mantener intacta su cadena de abasto de estos bienes. No estamos solos, esta será la situación para muchísimos países. Esta guerra traerá para el mundo más inflación y menos crecimiento. Un nuevo desorden mundial. El presidente López Obrador dice que el gobierno está preparado, ¿tiene una idea de cuánto costará?