Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#ElPersonaje Juan Manuel Carreras, con Dios y con el Diablo

lourdes-mendoza

Lourdes MendozaEn la mira

El góber de SLP duerme tranquilo porque ganará en los comicios, pues está jugando con Octavio Pedroza, de la alianza PRI-PAN-PRD, y con Mónica Rangel, su exsecretaria de Salud con Morena

Otro que se suma a la lista de gobernadores que les gusta jugar en dos pistas es el mismísimo Juan Manuel Carreras, gobernador de San Luis Potosí. Y es que en días recientes quedó muy contento con el Acuerdo Nacional para la Democracia que, según aseguran los que fueron, fue pura faramalla, así es, ¡una tomada de pelo!

Y es que en primera, como en Palacio ahora sí decidieron respetar la Sana Distancia, el documento solo fue firmado por la gobernadora Pavlovich, como presidenta de la Conago; aunque ya no todos los góbers estén ahí. Y, en segundo, porque en realidad nadie conoció el texto firmado y si nos basamos en la carta original básicamente se convocó a los gobernadores a cumplir la ley.

Y es que lejos de ser útil, este acuerdo representa un paso más en el desmantelamiento de las instituciones electorales, oseaaaa, el INE. Sí, con este acuerdo, el mensaje que se manda es el de “la democracia soy yo” y basta la firma de un papelito para que todos estén alineados.

¡El que entendió, entendió!

Quedar bien con Dios y con el Diablo

Por si fuera poco, en San Luis Potosí es de sobra conocido que el góber duerme tranquilo y es que gana porque gana en los comicios de este año. Le cuento, Carreras está jugando con Octavio Pedroza de la alianza PRI-PAN-PRD, el partido del mandatario y el favorito en las encuestas. Pero parece que su favorita es Mónica Rangel, su protegida y exsecretaria de Salud… peeeero en Morena.

Mientras a los candidatos de la alianza nada más los torea, en lugar de apoyarlos, encarga encuestas para poner a Rangel en primero cuando la realidad es muy diferente.

Habrá que recordarle al góber que no se puede quedar bien con Dios y con el Diablo.

Epidemia en plena pandemia

En lugar de vientos de cambio en San Luis Potosí, llegarán vientos de impunidad. Y es que como ya vimos, Carreras está atrincherado y confiado en que llegue quien llegue, ya le tendió la cama. Aunque si sigue jugando a dos bandas no vaya a ser que se le cebe.

Su estado no solo está azotado por la violencia, sino también, por la corrupción. El año pasado, no solo inició una pandemia global, sino que en San Luis Potosí prosperó una epidemia de facturas falsas en las narices del gobernador y adivine… De Mónica Rangel, su protegida y exsecretaria de salud, y la actual candidata de Morena.

Diversas organizaciones no gubernamentales y el mismo Congreso estatal denunciaron el uso de empresas fantasma para emitir facturas falsas y llenarse del erario a manos llenas.

Un personaje clave es Gabriel Alan Salazar Soto, quien de la noche a la mañana creó una red de empresas relacionadas con fraudes y con desvíos del erario, principalmente en la Secretaría de Salud estatal.

Y es que la caja chica de Carreras y Salazar Soto inició con la creación de sus empresas en 2015, justo con la llegada de Juan Manuel Carreras a la gubernatura de San Luis Potosí. En poco tiempo recibió millonarios contratos por servicios de limpieza en los hospitales del estado.

Los casos de corrupción han sido denunciados públicamente por diversas ONG y ante la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí. Y entre los involucrados del gobierno estatal estaba la mismísima candidata, Mónica Liliana Rangel Martínez.

Eso sí, como ahora va con las siglas color guinda, ya quedó purificada. Y si hubo corrupción, mejor ni nos acordamos. No vaya a ser que uno resulte conservador.

¡Lo que hay que ver!

 

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en Expansión Política, reproducida aquí con permiso de la autora

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Menú de accesibilidad