Comunicar como un acto constante para no romper el lazo con la gente, admiradores y seguidores y ni mucho menos la “cercanía” que se logra compartiendo el minuto a minuto de una vida tan lejana de quien la observa.

Las redes sociales de los políticos y sus personajes, también deben de dejar un descanso entre una publicación y la otra cuando se trata de actividades personales y aún más, cuando se difunden vacaciones y el descanso (válido) en los primeros meses de haber tomado el puesto y sobre todo si su estado se encuentra en focos rojos en temas de violencia e inseguridad.

Bien sabemos que la pareja “social”  Samuel García, actual gobernador de Nuevo León y su esposa Mariana Rodríguez, no dejan de publicar decenas de stories en Instagram y publicaciones en Facebook.

Mariana decidió encabezar una dependencia administrativa descentralizada del gobierno del Estado, una que no existía y que desde el 4 de octubre del 2021 la nombró Amar a Nuevo León, la cual la convirtió en una funcionaria pública.

Dentro de su estrategia de bombardear, por no decir, saturar, las redes sociales con sus visitas a los chiquitos del DIF Capullo, nadie le ha avisado, que sus labores ya no solo son difundir su marca de maquillaje, sino de c u i d a r las propias responsabilidades de su puesto.

Durante estos días de fiesta no dejó de publicar sus vacaciones que si bien merecidas, son inoportunas cuando ni siquiera han cumplido un año en el puesto que la ciudadanía regiomontana les otorgó con su voto; y más aún cuando el estado llegó a los índices más altos de violencia en los últimos años.

Aldo Fasci, secretario de seguridad calificó de “inusual” el alza de violencia, y de alarmante, con un 43% de las ejecuciones en vía pública y la mitad de ellas en plena luz del día.

Es decir, en Nuevo León hemos vuelto a estar en el filo de ser testigos de algún asesinato, ataque o cuerpos arrojados en vías públicas.

Por no dejar, tan solo en la última semana del año, se cometieron tres ejecuciones, como el de una mujer de 30 años que su cabeza fue abandonada en una hielera y junto a esta, su cuerpo en una cobija.

Los ataques en el centro de Monterrey, distintas ejecuciones en San Pedro, cuerpos desmembrados y emboscadas a la policía en distintas áreas del estado.

El Cártel Jalisco Nueva Generación quiere ganar terreno y dejar claro que ellos serán los dueños del estado y de Tamaulipas, lo que augura un mayor índice de actos que pongan en peligro a la ciudadanía.

Un padre y su hijo fueron ejecutados a balazos al sur de Monterrey, en pleno año nuevo. Sin olvidar que nuestro hermoso estado ocupa el quinto lugar en feminicidios.

Es decir, no estamos bien y nadie podría dejar “su casa” sabiendo que corre peligro, incluyendo sus gente.

El gobernador Samuel García, le ha soltado la mano a Mariana con la agenda mediática, pero no es suficiente. Un estado como Nuevo León merece y necesita una mayor atención, respeto y cuidado.

Gobernar no es un acto de subir publicaciones a las redes sociales y saturarlas con una supuesta “espontaneidad”, pues solo delata la falta de experiencia y sobre todo de visión política.

La gente sabe que no fue un año bueno, que muchos no tuvieron para hacer las compras navideñas, que llegaron incompletos por la pérdida de algún o algunos familiares a causa del Covid, el índice de mujeres maltratadas y de feminicidios han ido en aumento, los negocios no se han recuperado, muchos siguen sin encontrar un trabajo, y muchos más no pudieron ni tomarse el 25 porque había que trabajar.

Los estrategas de redes sociales deben de saber poner un alto cuando es necesario. La vida aspiracional no es lo mismo que llevar y fungir un rol político, y si no lo saben ellos, mucho menos los sabrán los jóvenes que llegan a gobernar.

mariana garcía y samuel garcía