La tercera ola

Amador-Narcia

Amador NarciaLiberales y Conservadores

Los mexicanos estamos hartos de las restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19. Y eso se nota

Los mexicanos estamos hartos de las restricciones que nos ha impuesto la pandemia por Covid-19.

Y eso se nota.

Al amparo de un engañoso color verde o amarillo del Semáforo Epidemiológico de Riesgo, hemos bajado la guardia:

Cada vez hay más gente joven que se va de antro y, en el calor de la fiesta, olvida la sana distancia y el cubrebocas desaparece.

Las reuniones familiares han regresado. Los restaurantes lucen llenos. Cada vez más gente camina por la calle o viaja en transporte público sin utilizar cubrebocas.

En la Ciudad de México las autoridades capitalinas identifican dos momentos claves de contagio, por la concentración de personas: las reuniones por el Día del Padre y los exámenes de ingreso a la educación media superior.

También han identificado diversas variantes de Covid-19, incluida la Delta, que es calificada por las autoridades capitalinas como la que tiene mayor capacidad de transmisión.

Y, por si fuera poco, el número de graduados de preparatoria y universidad, principalmente, que van a destinos turísticos a festejar, ha aumentado drásticamente en los últimos dos meses.

Las consecuencias están a la vista: de un grupo de 500 preparatorianos de Puebla que fueron a Cancún a celebrar su graduación, al menos 30 regresaron contagiados por el virus.

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, reconoció que hasta el miércoles no contaban con la lista de todas las personas que viajaron a Cancún, para dar seguimiento a los contagiados. Su gobierno está en contacto con un laboratorio para que todas las pruebas de los positivos detectados sean revisados, para descartar o verificar la presencia de la cepa Delta. Pidió a los padres de familia que colaboren para no poner en riesgo a la sociedad poblana.

Un foco rojo lo prendió el IMSS. Anunció que el Centro de Atención Temporal ubicado en el Autódromo Hermanos Rodríguez ampliará su periodo de atención a pacientes con Covid-19 hasta el 18 de agosto, de manera supuestamente preventiva ante la proximidad de las vacaciones de verano. Debió cerrar este 15 de julio.

Ahí hay 300 camas, 35 Equipos de Respuesta Covid-19, y 39 pacientes hospitalizados.

Según la Secretaría de Salud, la Ciudad de México y el Estado de México son las entidades con mayor número de casos activos. Le siguen Tabasco, Baja California Sur, Quintana Roo, Yucatán, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Nuevo León y Sonora, como las entidades con más de mil casos activos, cada una. Por ello reconoce que estamos inmersos en una “tercera oleada, un tercer repunte” de contagios de Covid-19.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, señaló que “tenemos una situación en donde hay un repunte, que es el tercer repunte que se presenta a lo largo de la epidemia; hubo dos en 2020, el primero durante 2021, después de medio año en donde se redujo la epidemia, pero afortunadamente y con una razón conocida, que es principalmente la vacunación, no aumentan ni las defunciones, ni las hospitalizaciones en esa velocidad”.

Quizás tenga razón, pero falta ver la efectividad de las vacunas frente a las nuevas variantes.

Por lo pronto, subamos la guardia. No nos confiemos.

Sin importar que hayamos recibido o no el esquema completo de vacunación, utilicemos correctamente el cubrebocas, mantengamos el lavado frecuente de manos, conservemos la sana distancia con los demás, y, sobre todo, ventilemos los espacios donde estemos y no acudamos a sitios concurridos. Es por el bien de todos.

Monitor republicano
Ahora resulta que la vacunas Pfizer y Johnson son las buenas. Entonces, ¿por qué se están aplicando las demás?

Menú de accesibilidad