¿La Fed es la kriptonita para el “Superpeso”?

luis-miguel-gonzalez1

Luis Miguel GonzálezCaja Fuerte

La política económica no es un comic, pero… la Reserva Federal de Estados Unidos parece funcionar como la kriptonita para el Superpeso

Entre el miércoles y el jueves el peso mexicano ha perdido 3.75% de su valor frente al dólar. Son más de 80 centavos en 36 horas. Es el mayor movimiento de depreciación de la divisa mexicana desde marzo del 2020. La explicación no está en factores internos, sino en un aviso de la Reserva Federal de Estados Unidos: las tasas de interés podrían comenzar a subir en 2023.

¿Cómo es que un aviso sobre algo que ocurrirá en 18 meses en Estados Unidos le pega tanto a la moneda mexicana? La explicación no es sencilla, ni necesariamente está llena de sentido común, pero estamos viviendo tiempos extraños. Con sorpresa hemos podido observar la estabilidad de la moneda mexicana en momentos en los que algunos datos o decisiones podrían augurar tensiones cambiarias.

El 23 de marzo de 2020, el peso cotizaba en 24.44 por dólar, 15 meses después, el 9 de junio de 2021, estaba en 19.75. El peso se apreció casi 20% en un periodo extremadamente difícil para la economía mexicana y lleno de momentos complicados en lo social, pleno de decisiones gubernamentales difíciles de procesar para los mercados. El “Superpeso”, aguantó el tipo en esos días en que México registró la mayor caída del PIB en más de nueve décadas. Se sostuvo firme, en los peores momentos de la pandemia, a pesar del impacto que tuvo en el sector turístico, uno de los grandes generadores de divisas.

La cotización del peso no tuvo mayores movimientos como consecuencia de la decisión del presidente de profundizar la contrarreforma energética y de algunos “gestos” que tensaron la relación con Joe Biden. La divisa mexicana no tembló como reacción al inicio de los primeros litigios laborales, en el marco del T-MEC ni sufrió grandes descalabros luego de la decisión de la Autoridad de Aviación Civil de bajar la calificación de seguridad aérea a México.

La política económica no es un comic, pero… la Reserva Federal de Estados Unidos parece funcionar como la kriptonita para el Superpeso. Lo visto a partir del anuncio de esta institución es una prueba de ello. La depreciación del peso fue muy abrupta y sorprendente, quizá porque llevábamos tantos meses de estabilidad cambiaria que habíamos olvidado lo rápido que las cosas pueden cambiar.

La divisa mexicana no fue la única que se movió luego del mensaje del banco central estadounidense, pero sí fue la que más se depreció, cuando tomamos como referencia otras monedas, de países emergentes o desarrollados. El peso chileno y el peso colombiano cayeron menos de 1% y el real brasileño se revaloró. De manera interesante, algunas caídas fuertes correspondieron al Euro y a la Libra inglesa. Fuertes porque superaron el 1.5%, pero menores a la del peso.

¿Qué sucederá cuando la Fed pase de las palabras a la acción? Los miembros de la Reserva Federal empiezan a mostrar preocupación por el repunte de la inflación y están listos para demostrar que no se quedarán quietos. En una primera etapa comenzarán con aminorar la compra de bonos y retirarán una parte de la liquidez que ha inundado los mercados. Esto ocurrirá en este mismo año y podría afectar los mercados bursátiles. Esto ya ocurrió en 2013.

El alza en las tasas de interés anunciada para 2023 dependerá de cómo se comporte la inflación desde ahora en adelante. La tasa de 5% registrada en Estados Unidos en mayo está mucho más allá de lo que cualquier banco central de un país desarrollado podría aceptar. Más allá del juicio de los tecnócratas, podría tener un impacto social, en caso de que se prolongue por algunas semanas o meses. Se trata de las mayores subidas de precios desde el 2009 y la gran duda es ¿Cuánto tiempo durarán?

Están previstas dos alzas de tasas de interés de la Fed para el 2023. Esto afectará a México porque encarecerá el servicio de la deuda externa y reducirá el margen del Banco de México para bajar las tasas. ¿Cuánto le pegará al “Superpeso”? Es muy pronto para saberlo. Depende de la magnitud del alza de las tasas y de otros factores, por ejemplo las decisiones económicas que tome el gobierno mexicano en el futuro próximo. Estamos hablando del tipo de cambio, pero no podemos cerrar el tema sin volver a un par de preguntas que están en el aire desde la semana pasada, ¿Qué tipo de Secretario de Hacienda será Rogelio Ramírez de la O? ¿Cómo trabajará el Banco de México bajo la Gubernatura de Arturo Herrera?

Menú de accesibilidad