Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La fe y el contagio

joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

La congregación de personas en el templo de San Hipólito, en el día de San Judas Tadeo, es un aviso de lo que puede ocurrir en las celebraciones de la Virgen de Guadalupe

Muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía. Florestán

La distancia que tiene el gobierno con el entendimiento de la fe guadalupana de los mexicanos es inconmensurable. Y en estos momentos puede ser aciaga, funesta.

Este miércoles, el Presidente criticaba, como le conté ayer, a los gobiernos de Europa por las medidas autoritarias que habían adoptado, diciendo erróneamente que ni en los peores momentos de Europa había esos toques de queda y todas esas medidas.

Y le decía que al mismo tiempo que ensalzaba la obediencia y consciencia a nivel mundial del pueblo mexicano, un tumulto de fe obligaba a abrir el templo de San Hipólito, en el día de San Judas Tadeo, sin respetar las normas sanitarias; lo que también le decía es un aviso de lo que puede ocurrir en las celebraciones de la Virgen de Guadalupe.

Las autoridades de Ciudad de México, distantes de lo que mueve ese fervor guadalupano, y la rectoría de la Basílica acordaron cerrar el santuario el 11 y 12 de diciembre para evitar las aglomeraciones; se calcula que en esos días pasan por ese templo entre cinco y siete millones de fieles, muchedumbre incontenible en número y veneración.

Sobre esto, Hugo López-Gatell dijo que hay conversaciones entre la Secretaría de Salud y la Arquidiócesis Primada y que hay buena disposición. Buena disposición, pregunto, ¿para qué? ¿Qué voz o qué operativo va a impedir el arribo de millones de guadalupanos a la Basílica?

El mismo subsecretario advirtió que si no se toman medidas se podría dar una explosión de contagios a todo el país.

Y me quedo con ese diagnóstico y con la grave preocupación de lo que es el mayor riesgo sanitario que enfrenta gobierno y sociedad ya en el aumento de contagios.

Porque a esa devoción guadalupana no hay virus, ni orden ni dispositivo que la contenga.

 

RETALES

  1. POLI. La gestión del director del Politécnico Nacional, Mario Alberto Rodríguez, termina el día 19. El nombramiento es presidencial. La gestión es de tres años, es decir, lo designó Enrique Peña Nieto en 2017 y puede ser reelecto. La decisión es de López Obrador;
  2. TODAS. Dolores Padierna buscó, como había buscado la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, ser la coordinadora de la bancada de Morena a la salida de Mario Delgado a Morena. Pero la decisión ya estaba tomada. Anoche, como le había adelantado, votaron por el poblano Ignacio Mier Velazco, y se acabó; y
  3. SEGURIDAD. He visto críticas por el esquema de seguridad que la Sedena despliega en las giras de López Obrador, y a mí, que tanto he visto de recorridos presidenciales, solo me queda reconocer esos protocolos de protección en esos desplazamientos, como ocurre con todos los jefes de gobierno del mundo. Ya él podrá decir lo que quiera sobre la cobertura del pueblo, pero su seguridad es esencial, por encima de desacuerdos.

Nos vemos el martes, pero en privado

Menú de accesibilidad