A Mario Delgado le encargaron la renovación del Consejo Nacional de Morena para que Palacio recuperara en estatutos el control de un proceso de sucesión que al adelantarse subestimó el poder de las pasiones y las ambiciones.

Aunque en el Congreso se dejó margen para el forcejeo y hasta para el pataleo y hay aparente ventaja para la jefa de Gobierno de CDMX Claudia Sheinbaum, visto el Congreso bien y despacio, Mario Delgado obtuvo el Partido que Palacio quería.

Por ahora se enfrían las pasiones ante el dilema de cómo enfrentaría Morena la orfandad si el Presidente se retira en octubre del 24. Pero, cuidado con subestimar otra vez la intensidad de las pasiones y ambiciones desatadas por la disputa del Poder.

Todo escrito para el 24, dicen agoreros

A 21 meses de las elecciones presidenciales, cunde la generalizada opinión de que el resultado de esos comicios está escrito desde hoy, que existe una suerte de destino manifiesto, de inevitable triunfo del Partido en el Poder.

Las maniobra del Gobierno de la República, legales y extralegales, es cierto, han arrinconado y desprestigiado a los partidos de oposición en inteligente explotación de los prejuicios hasta de los más lúcidos estudiosos de la realidad política.

Pocos objetan la concreción del “destino manifiesto” de un Gobierno que desmantela institucionalmente a la Nación, pero incapaz de construir nuevas. Tristemente confirmaría eso de que “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”.

No se puede quedar bien con todos

Con endebles pruebas, detuvieron al general brigadier José Rodríguez Pérez y tres militares, acusados injustamente para sustentar la vindicativa “versión ideológica” construida por Alejandro Encinas del asesinato de los normalistas de Ayotzinapa.

Quieren complacer a los radicales del oficialismo, seguros de que bastan los públicos elogios y la retórica melosa para evitar el daño que la injusta detención ha causado en la moral de los militares de México.

La revolución de las conciencias ha olvidado el sabio consejo de un irreprochable liberal, don Jesús Reyes Heroles: “cuando se quiere quedar bien con todos, no se queda bien con nadie”.

NOTAS EN REMOLINO

Nadie del oficialismo pareció registrar la definición aclaratoria que hizo el general Luis Crescencio Sandoval en la ceremonia del Zócalo acerca de la lealtad de las Fuerzas Armadas. Dijo: “somos Leales a la Constitución, a las Instituciones y al pueblo”. En ese preciso orden… El titular de Gobernación Adán Augusto le ganó a personajes de Palacio al ser elegida la diputada juarense Andrea Chávez como directora de Comunicación de Morena… Alfonso Durazo, gobernador de Sonora y político confiable para Palacio Nacional fue elegido presidente del Consejo Nacional de Morena, donde verán eso de las postulaciones, por encuesta, claro… Ricardo Monreal sabe que si pasa la reforma del transitorio que extiende a 2028 el plazo para que las Fuerzas Armadas actúen en seguridad pública le dirán: “ves como si se podía”. Y si no, le dirán hasta de que se va a morir… Winston Churchill dejó una frase incomprensible para los de “autoridad moral”: “la democracia es la necestdad de doblegarse, de vez en cuando, a las opiniones de los demás” …