Inversión del público, no del erario


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Para la construcción del aeropuerto en Texcoco, la inversión pública es lo que paga hoy el público (cada viajero) en el vetusto Benito Juárez al operador Aeropuertos y Servicios Auxiliares como Tarifa de Uso Aeroportuario

Para la construcción del aeropuerto en Texcoco, la inversión pública es lo que paga hoy el público (cada viajero) en el vetusto Benito Juárez al operador Aeropuertos y Servicios Auxiliares como Tarifa de Uso Aeroportuario (44.07 dólares: ochocientos veintitantos pesos en viajes internacionales, 23.20: 426 pesos en vuelos nacionales), y que en el nuevo lo seguirá pagando al Grupo Aeroportuario de CdMx.

También se financia con los bonos verdes que emitió el gobierno federal por seis mil millones de dólares (115 mil 680 millones de pesos), a plazos de 10 y 30 años con tasa promedio de 4.5 por ciento.

Es de particulares, pues, no del presupuesto, el dinero que se invierte en el NAIM.

De cancelarse la obra y pretender concesionarla, los tenedores exigirán la amortización anticipada de sus bonos porque su dinero no se estaría invirtiendo en el proyecto comprometido.

Será un negociazo, sí… perdido si se le cede a la iniciativa privada en vez de ser aprovechado por el Estado.

Y más: el efecto práctico sería un descrédito mundial y pérdida de confianza en México.

[email protected]

  1. En este pueblo sí hay ladrones

    Con poco más de 31 kilómetros cuadrados de superficie (cinco más que la colonia Narvarte de Ciudad de México), Tlahuelilpan es el municipio (creado en 1970) más pequeño de Hidalgo y su apropiado nombre significa En donde se riegan las tierras, porque en la región abundan las ejidales y particulares (mitad y mitad) de riego, temporal y agostadero, de las que se obtienen buenas cosechas de maíz, frijol, trigo, nopal, alfalfa, cebada, avena forraje, calabacita, chile verde y, en menor proporción, árboles frutales, hortalizas y ganado.

    Continuar leyendo