El video del momento no es el de Chico Che cantando Huy qué miedo. ¿Ya vieron a Jesús Seade explicando el capítulo energético del T-MEC? Dura tres minutos y 23 segundos. Debe oírse con más atención que los audios de Papá Lozoya. Las imágenes no fueron obtenidas de forma clandestina, pero podrían competir con los audios de Alito, cortesía de Sansores.

Se grabaron en una rueda de prensa, en Washington el 27 de agosto de 2018. El video fue rescatado por Ildefonso Guajardo, exsecretario de Economía y negociador en jefe del T-MEC. Lo puso en un tuit. ¿Qué fue lo que cambió en el capítulo energético una vez que el equipo de transición se incorporó a la negociación?, preguntó la reportera de Reuters, Sarai Angulo, ¿Cómo afectan esos cambios que se hicieron en la posibilidad de invertir como empresa extranjera en el sector energético? ¿Está alineado lo que se plasmó en el nuevo TLCAN con la reforma energética del presidente Peña?

En la mesa está Jesús Seade, junto a Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray. La respuesta de Jesús Seade es breve, pero sustanciosa. Él no se inhibe frente a los micrófonos y usa un lenguaje que oscila de lo directo a lo rebuscado. En vez de decir corrección de estilo, habla de “ingeniería en el diseño de los textos”. Lo importante de escucharlo es que ese señor nos entrega una buena postal de lo que el equipo de López Obrador entendía en 2018 que era el T-MEC en materia energética.

Seade le contesta a Reuters: “El presidente electo ha sido muy claro en su campaña y desde que ganó las elecciones, ha enfatizado que no va a echar para atrás la reforma energética, él no piensa cambiar la Constitución. Él respeta el marco legal como lo tenemos y eso incluye los contratos existentes, que son parte del marco legal. Él políticamente toda su vida expresó  su opinión contraria a esa reforma, él no quería verla venir…”.

Recordemos que es un momento en el que AMLO ya es presidente, pero no ha tomado posesión. Peña ya ha dejado de dar órdenes y Donald Trump ejerce de macho alfa en la selva del Twitter. Podemos creerle a Seade porque todos nosotros escuchamos a AMLO en campaña y como presidente electo. Llamó la atención el apoyo univoco que siempre expresó por el T-MEC. Propios y extraños lo tomaron como prueba de su moderación y pragmatismo.

Jesús Seade contribuyó a generar esa buena actitud hacia el acuerdo comercial de parte de López Obrador. Él era los ojos y oídos del tabasqueño en la parte final de las negociaciones. Se incorporó al equipo, luego del triunfo de AMLO. Nunca hubo mucha química con Ildefonso Guajardo. El jefe de los negociadores mexicanos entendía la nueva realidad política y quería cerrar un acuerdo que había costado mucho trabajo. Se sentía incómodo junto a un personaje que algunas veces tomaba la iniciativa para hacer propuestas a “su amigo”, el jefe negociador estadounidense, Robert Lighthizer.

Seade recibió instrucciones presidenciales acerca del sector energético y trasmitió el mensaje a Ildefonso Guajardo. Podemos suponer que López Obrador quedó contento con el trabajo de Seade, porque premió con la Subsecretaría de América del Norte en la SRE y después, con la Embajada en China. Desde la SRE competía con la Secretaría de Economía en los trabajos de implementación del T-MEC, sobre todo en el 2019. No hacía equipo.

Volvamos a 2018. ¿Qué hizo Seade en la fase final de la negociación? Así lo explicó a la reportera Sarai Angulo. “No hubo discusiones de contenidos con mis amigos de acá, ni mucho menos con Estados Unidos. Fue diseño de formas, para que legalmente fuera duro el candado y claros los textos… Lo que se hizo fue buscar una ingeniería diferente en el diseño de los textos para lograr un nuevo texto, el Tratado, que reflejara pleno respeto a la Constitución, al marco legal vigente…”.

Atención con eso de “Duro el candado y claros los textos”. Al parecer los textos no están tan claros y el candado no sirve. Lo que estamos viviendo es una diferencia de opiniones en un tema que vale mucho más que 10,000 millones de dólares y nos tiene viviendo en el Día Dos después del video de Chico Che. Estados Unidos y Canadá aseguran que la política energética de México violenta el T-MEC. AMLO dice que no, que la política energética es un asunto de soberanía. La secretaria de Energía, Rocío Nahle afirma que es un asunto de seguridad nacional, sin tener en cuenta que la declaratoria del Tren Maya devaluó mucho ese concepto.

Los negociadores tienen sus propios relatos. Ildefonso Guajardo afirma que México sí asumió compromisos en el sector energético, tomando como referencia la reforme energética de 2013, pero también el Acuerdo Transpacífico. Lo decía en 2018 y lo sigue diciendo ahora. ¿Qué dirá Jesús Seade ahora? Es probable que le resulte imposible defender lo que dijo el 27 de agosto de 2018. Según el video, en el minuto 1:30” Jesús Seade reconoce que fue crucial el compromiso de López Obrador de no echar para atrás la reforma energética y respetar los contratos que otorgaban derechos a los privados.

Muchas cosas han cambiado. AMLO tiene más poder político, pero cuenta con una economía más débil. Ha crecido nuestra dependencia respecto a Estados Unidos. Un porcentaje más alto de nuestra economía depende de ellos: es el comercio binacional que crece mientras el PIB se achica. Son también las benditas remesas que ya superan los 50,000 millones de dólares anuales. Ustedes, ¿Prefieren el video de Chico Che o el de Seade?