LEOPOLDO GÓMEZ

Frida Sofía

Frida Sofía


Por horas, quienes participaron en las operaciones de búsqueda y rescate en el colegio Rébsamen estuvieron seguros de que entre los escombros había una niña viva. Alguno de ellos afirmó haberla escuchado, incluso dijo que se identificó como Frida Sofía.

Durante un largo periodo, los medios dimos por buena esta información. Las fuentes eran próximas, verosímiles, creíbles y, en el caso de la autoridad y sus expertos, confiables. Pero la mañana del jueves 21, cuando se tuvo la certeza de que todos los alumnos habían sido ubicados, la ilusión de encontrar a la menor con vida se esfumó. Frida Sofía jamás existió.

¿Qué fue lo que pasó? Mi impresión es que estamos ante un caso de lo que en sicología (Tversky y Kahneman, Judgment under uncertainty) se conoce como sesgo de disponibilidad: la información de eventos pasados y de contexto que tenemos en nuestra memoria condiciona la interpretación de nuevas situaciones.

En este caso, la circunstancia de estar en una escuela y de saber que varios niños habían sido rescatados vivos pudo haber predispuesto a quienes realizaban las labores de búsqueda a pensar que si alguien estaba atrapado, debía ser un menor. Informes previos del rescate de Fátima, la pequeña que al parecer se había comunicado con sus familiares por WhatsApp, los pudo haber inducido a pensar en una niña.

Otro de los procesos mentales que posiblemente prolongó esa versión es el llamado sesgo de confirmación: la muy estudiada tendencia que nos hace privilegiar aquella información que apoya nuestras ideas o creencias, y a minimizar la que apunta en sentido contrario. Aún cuando ya se sabía que en el lugar no había padres buscando a sus hijos y que, según se confirmó después, todos los menores habían sido ubicados, algunos de los rescatistas y mandos continuaron creyendo y diciendo que ahí había una niña.

Si esto explica, al menos en parte, lo ocurrido, estos sesgos de juicio influyeron en los rescatistas que luego pasaron información a las autoridades y ambos a los medios. Todos sujetos a la misma lógica. Pero es solo una hipótesis. Tendrán que venir investigaciones científicas y también periodísticas para tener claro lo que ahí sucedió.