La Corte puede borrar la sonrisa a los mercados

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Los mercados se dejaron ver eufóricos el lunes ante la posibilidad de limitar el alcance de la agenda populista del actual régimen y de paso les gustó aquel “feliz, feliz, feliz” de López Obrador ante un escenario que planteaba un conflicto postelectoral comandado desde Palacio Nacional

Justo a la par que fluían los resultados electorales, que confirmaban que el Presidente no tendría la mayoría calificada para emprender en automático y sin negociación política los cambios constitucionales que ya había adelantado, la 4T publicaba en el Diario Oficial la Ley Orgánica del Poder Judicial, donde un artículo transitorio amplía el mandato del ministro presidente, Arturo Zaldívar, hasta el 2024.

Estos dos hechos simultáneos no son coincidentes. Porque más allá de que Andrés Manuel López Obrador adelante que va a buscar alianzas con sus antiguos correligionarios del PRI, lo cierto es que ésta, la llamada Ley Zaldívar, puede hacer intranscendente que la 4T no cuente con una mayoría calificada en el Congreso.

Los mercados se dejaron ver eufóricos el lunes ante la posibilidad de limitar el alcance de la agenda populista del actual régimen y de paso les gustó aquel “feliz, feliz, feliz” de López Obrador ante un escenario que planteaba un conflicto postelectoral comandado desde Palacio Nacional.

Pero la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) les puede borrar la risa en breve cuando se someta a discusión esta clara violación constitucional de extender un mandato a través de una trampa legislativa tan burda como la que implementaron los senadores y diputados aliados de la 4T.

El propio ministro Zaldívar dio a conocer que presentará al Pleno una consulta extraordinaria para definir cómo procederá el Poder Judicial con relación a esa ampliación de su mandato que él mismo reconoce que ha generado un ambiente de desconfianza.

El Presidente no tiene empacho en ser transparente en sus planes y cumplir con aquello de que su pecho no es bodega. López Obrador hizo cálculos y considera que sólo hace falta que tres ministros digan que es constitucional para que entonces no se logre la mayoría calificada que pueda echar para atrás esta aberración.

Y no hace falta más que ver la actual composición de la SCJN para ver que Juan Luis González Alcántara Carrancá, Yasmín Esquivel Mossa y Ana Margarita Ríos Farjat le deben el puesto al presidente López Obrador. Y para diciembre de este año habrá uno más en la lista.

Si se cumple esa expectativa de la 4T, de que esos tres ministros se mantengan más fieles a la causa que a la Constitución, evidentemente que encontró el camino para no necesitar de una mayoría calificada en el Congreso de la Unión para hacer los cambios que quiera.

No hay espacio en un país de leyes para que un artículo transitorio, incluido maliciosamente de último minuto, en una ley secundaria viole uno de los preceptos constitucionales que son un tabú de la vida política mexicana y se permita así una ampliación de mandato en uno de los poderes de la Unión.

Si se llegara a consumar este golpe a la legalidad, habría una larga lista de consecuencias. Una de las primeras sería borrarle la sonrisa a los mercados financieros que tan bien habían reaccionado ante la noticia de que México, tras las elecciones, podría mantener un equilibrio de poderes.

Justo a la par que fluían los resultados electorales, que confirmaban que el Presidente no tendría la mayoría calificada para emprender en automático y sin negociación política los cambios constitucionales que ya había adelantado, la 4T publicaba en el Diario Oficial la Ley Orgánica del Poder Judicial, donde un artículo transitorio amplía el mandato del ministro presidente, Arturo Zaldívar, hasta el 2024.

Estos dos hechos simultáneos no son coincidentes. Porque más allá de que Andrés Manuel López Obrador adelante que va a buscar alianzas con sus antiguos correligionarios del PRI, lo cierto es que ésta, la llamada Ley Zaldívar, puede hacer intranscendente que la 4T no cuente con una mayoría calificada en el Congreso.

Los mercados se dejaron ver eufóricos el lunes ante la posibilidad de limitar el alcance de la agenda populista del actual régimen y de paso les gustó aquel “feliz, feliz, feliz” de López Obrador ante un escenario que planteaba un conflicto postelectoral comandado desde Palacio Nacional.

Pero la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) les puede borrar la risa en breve cuando se someta a discusión esta clara violación constitucional de extender un mandato a través de una trampa legislativa tan burda como la que implementaron los senadores y diputados aliados de la 4T.

El propio ministro Zaldívar dio a conocer que presentará al Pleno una consulta extraordinaria para definir cómo procederá el Poder Judicial con relación a esa ampliación de su mandato que él mismo reconoce que ha generado un ambiente de desconfianza.

El Presidente no tiene empacho en ser transparente en sus planes y cumplir con aquello de que su pecho no es bodega. López Obrador hizo cálculos y considera que sólo hace falta que tres ministros digan que es constitucional para que entonces no se logre la mayoría calificada que pueda echar para atrás esta aberración.

Y no hace falta más que ver la actual composición de la SCJN para ver que Juan Luis González Alcántara Carrancá, Yasmín Esquivel Mossa y Ana Margarita Ríos Farjat le deben el puesto al presidente López Obrador. Y para diciembre de este año habrá uno más en la lista.

Si se cumple esa expectativa de la 4T, de que esos tres ministros se mantengan más fieles a la causa que a la Constitución, evidentemente que encontró el camino para no necesitar de una mayoría calificada en el Congreso de la Unión para hacer los cambios que quiera.

No hay espacio en un país de leyes para que un artículo transitorio, incluido maliciosamente de último minuto, en una ley secundaria viole uno de los preceptos constitucionales que son un tabú de la vida política mexicana y se permita así una ampliación de mandato en uno de los poderes de la Unión.

Si se llegara a consumar este golpe a la legalidad, habría una larga lista de consecuencias. Una de las primeras sería borrarle la sonrisa a los mercados financieros que tan bien habían reaccionado ante la noticia de que México, tras las elecciones, podría mantener un equilibrio de poderes.

Ley Zaldívar
Ley orgánica
Este lunes se publicó en el DOF el decreto por el que se expide la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en la que se establece la ampliación de mandato hasta el 2024 de Arturo Zaldívar.

Acortar camino
Con tres ministros que se mantengan más fieles a la causa que a la Constitución, AMLO encontró el camino para no necesitar de una mayoría calificada en el Congreso de la Unión.

Qué sigue
Habría una larga lista de consecuencias. Una de las primeras sería borrarle la sonrisa a los mercados financieros.

Menú de accesibilidad