La ANTAD y sus datos de interpretación distorsionada

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Como sea, la ANTAD tiene un pulso muy bueno del comportamiento del mercado de consumo interno de nuestro país

Uno de los datos más oportunos que tiene la economía para poder anticipar su desempeño proviene de una organización privada. La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) tiene bajo su manto a algunas, no todas, las cadenas de comercio al menudeo más importantes del país y tiene la posibilidad de generar con rapidez información estadística.

Como chisme, pero también como referencia importante de la ANTAD, no cuenta entre sus filas con las empresas del grupo Walmart. Eran añejos los pleitos entre esa enorme cadena de supermercados y la asociación que agrupa al resto, pero una diferencia por cuestiones de percepción electoral, en el proceso presidencial del 2018, acabó por divorciar a las dos partes en enero del 2019.

Como sea, la ANTAD tiene un pulso muy bueno del comportamiento del mercado de consumo interno de nuestro país.

Ahí, por ejemplo, nos dimos cuenta hace exactamente un año del tamaño de la caída que venía para la economía mexicana tras la decisión de confinar a la población al inicio de la pandemia del Covid-19.

La ANTAD reportaba un día como hoy, pero de hace un año que las ventas de sus agremiados habían sufrido una caída histórica de -22.9% en ese indicador que llaman de tiendas iguales, aquellas con más de un año de existencia al momento del corte informativo.

Para complementar aquella película de terror, reportaba la ANTAD una caída en las ventas de las tiendas departamentales de -72.7 por ciento. Al final, la cifra global se compensaba con todas las ventas de papel de baño y otras compras de pánico que durante ese mes registraron los autoservicios.

Ese episodio histórico, que dejó un cráter económico en estos negocios, iba a permitir lo que ocurrió en abril de este año. A un número impactante de caída habría de seguir una comparación anual impresionante de recuperación, pero que sólo es un espejismo.

La ANTAD presentó ahora los resultados de las ventas de sus tiendas correspondientes a abril de este 2021. Un mes que todavía será registrado en la historia como parte del tiempo de las medidas de restricción, pero con un comportamiento claramente diferente de los consumidores ante la enfermedad. Las ventas a tiendas iguales tuvieron un crecimiento de 46.8 por ciento.

Bien hizo la ANTAD en su reporte de ayer en dejar muy en claro que el resultado porcentual está distorsionado al momento que se compara con la caída histórica de abril del año pasado, por aquello de que en el show de las mañanas pudieran decir que ya se recuperó la economía, que vamos requetebién, o cualquiera otra de esas líneas discursivas del populismo. Porque en la comparación enero-abril 2020 contra el mismo cuatrimestre de este año, las ventas son menores todavía en 5 por ciento.

La oportunidad de la información de la ANTAD permite anticipar varias cosas. Primero que hay un rebote en marcha. Pero también que las fuentes oficiales, como el Inegi, están por publicar datos estadísticos con un efecto aritmético que también presentará interpretaciones distorsionadas que no quisiéramos que, en un abuso de la ignorancia colectiva de estos efectos matemáticos, se presentara como un éxito económico de la 4T.

Menú de accesibilidad