Decían las abuelas que para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo y no hay duda de que tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como el senador Ricardo Monreal son del mismo tipo de madera.

Y nada de que el coordinador de los senadores de Morena sea la caoba de la moderación y el centro, cuando ha sido Ricardo Monreal el que ha planteado iniciativas de ley para que se controlen las comisiones bancarias por decreto y se vulnere la autonomía del Banco de México para que acepten los dólares que podrían ser del crimen organizado.

Hay radicalidad en todos ellos, porque los que pudieron ser moderados ya están fuera de cualquier estructura de gobierno de la 4T.

Pero desde ese sentimiento de haber sido marginado, el senador Monreal hace una descripción puntual del avance de los más radicales dentro de el movimiento de López Obrador.

La respuesta del Presidente puede satisfacer a algunos de sus seguidores con aquel juego de palabras de combatir la corrupción de raíz. Para los que puedan ver más allá de las mañaneras tendrán claro que la corrupción está presente en este gobierno y que no hay tal depuración de los corruptos del pasado.

El punto es que más allá de la referencia electoral de Monreal sobre el radicalismo pujante de la 4T, hay evidencias de que el manejo económico bajo los enfoques del actual gobierno hizo que México llegara enfermo a la crisis económica por la Covid-19, aplicara malos remedios para paliarla e insista en medidas que amenazan con perpetuar una mala condición de la economía.

Y como es difícil un debate en el terreno de las percepciones, porque hay que reconocer su maestría en las artes de la propaganda, ahí están los números de lo que ha ocurrido con México en estos tres años.

No hay otro país de condiciones similares a México, o entre sus principales socios comerciales, que hayan recibido la crisis económica por Covid-19 en recesión.

Durante el 2019 el Producto Interno Bruto (PIB) de México tuvo una contracción de -0.2 por ciento. En ese tiempo Estados Unidos tuvo una expansión de 2.3%, Brasil 1.2%, Rusia 2%, Turquía 0.9% y Colombia 3.3 por ciento.

En el 2020, el año de la pandemia, México tuvo la peor caída del PIB de la región y entre naciones comparables con -8.5% de derrumbe. Y de acuerdo con la más reciente actualización de perspectivas del Banco Mundial, nuestro país habría tenido el año pasado un repunte de apenas 5.7% y para este año nada más allá de 3 por ciento.

Otra vez, las peores perspectivas entre naciones comparables de la recuperación del 2021 y un repunte totalmente insuficiente en este año para pensar en una recuperación del nivel que tenía el PIB mexicano en el 2018 hasta el 2025.

Más números, la Inversión Fija Bruta, termómetro básico de confianza y expectativas de crecimiento futuro, se encuentra en niveles similares a los del 2011 y no ha dejado de bajar en más de tres años.

El consumo está aplanado por la crisis y la inflación. La actividad industrial se mantiene plana y dentro de ella la construcción vive una depresión que lleva lo que va de este sexenio.

No va a quedar país para nadie, dijo Monreal.