El mejor trimestre de la historia económica

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

No hay precisión, por decir lo menos, en esa apreciación que, durante el tercer trimestre de este año, que inicia la próxima semana, se superó la peor caída económica que México ha tenido en casi un siglo

Del creador del vamos requetebién, del mismo autor de los dos millones de nuevos empleos para terminar el 2020, ahora llega “en septiembre se acabó la crisis”.

Para los que realmente están atentos a la condición económica del país, los pronósticos del presidente Andrés Manuel López Obrador son tan creíbles como la rifa del avión presidencial o como el más reciente montaje de propaganda en las mañaneras del Tenochtitlán-Disneyland que el viernes distrajo a las masas.

Ya empezó la lluvia de cifras espectaculares que pueden confundir incluso a aquellos que tienen la certeza de que no es verdad aquello de que una crisis de la profundidad de la que vivimos, derivado del confinamiento por la Covid-19 y las malas políticas públicas aplicadas, se supera mágicamente.

No hay precisión, por decir lo menos, en esa apreciación que, durante el tercer trimestre de este año, que inicia la próxima semana, se superó la peor caída económica que México ha tenido en casi un siglo.

En términos estadísticos, estamos terminando el trimestre con el crecimiento más espectacular en la historia contemporánea de México. Nunca hemos visto datos similares a los que va a arrojar este segundo trimestre del año cuando se compare con el mismo trimestre del 2020.

Solo que esos datos, que habremos de conocer en una primera lectura del Producto Interno Bruto, por parte del Inegi, el próximo viernes 30 de julio, serán una comparación estadística contra el peor trimestre del que tengamos memoria histórica en México: el segundo trimestre del 2020.

Hay muchas contradicciones en la actual administración. Por ejemplo, aquella declaración de que el Presidente lo sabe todo, contra la otra declaración de que el Presidente no tenía ni idea de los señalamientos que hay en Estados Unidos sobre los probables delitos cometidos por Manuel Bartlett.

Y en materia económica, hay un desprecio discursivo a los neoliberales, pero hay un amor explícito a las estadísticas que muestren que en el papel vamos requetebién. Y como refrendo de esa visión, la declaración presidencial del viernes de que el costo no fue material fue humano, pero la economía está saliendo adelante.

En esa tormenta de datos que confirman un rebote, no en forma de “V”, como dice el Presidente, sino más bien como palomita de Nike, como dijo el secretario de Hacienda, la semana pasada tuvimos un adelanto.

El Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), por el que hay que volver a felicitar al Inegi por la utilidad y oportunidad de estos experimentos de nowcasting, muestra que en mayo el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) habría tenido un espectacular rebote de 24.8 por ciento.

En la medida en que se entiendan bien las características de estos rebotes, que no son homogéneos en todas las actividades económicas, se podría asistir a los agentes económicos que queden rezagados.

Porque si solo nos concentramos en los mensajes de propaganda de la mañana, podría privar la frustración cuando veamos que no todos seremos partícipes de tal final de la crisis ahora en septiembre.

Menú de accesibilidad