Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

E-commerce y abarrotes: la economía vista en dos espejos

luis-miguel-gonzalez1

Luis Miguel GonzálezCaja Fuerte

De acuerdo al Censo Económico del 2019, los abarrotes representaban 44% de las unidades económicas del sector comercio

En el primer año de la pandemia, las ventas de las tiendas de abarrotes cayeron 14.6% y el comercio electrónico se incrementó 51.9 por ciento. Los abarrotes cayeron 80% más que el PIB (seis puntos porcentuales) y el comercio electrónico tuvo el mejor año de la historia en nuestro país. Estos datos nos ofrecen un retrato de la forma en que vivimos el 2020, también nos abren una ventana para asomarnos al futuro del comercio. Tenemos la certeza de que el comercio electrónico seguirá avanzando y muchas dudas acerca de lo que pasará con las tiendas de abarrotes. Estas son parte de nuestra historia y del paisaje de los barrios, pero también medio de sustento de alrededor de 2 millones de familias.

El crecimiento del comercio electrónico se aceleró en 2020, pero todavía tiene mucho espacio para crecer. Es 9% del comercio total en México y avanza a pasos muy acelerados, basta decir que era menos de 3% en 2018. Como referencia, hay que considerar que en Estados Unidos está por encima del 21% del comercio total, lo mismo que en Gran Bretaña o Japón. De acuerdo al ranking de eshopworld, México es el número 18 mundial en e-commerce. Tiene mucho que avanzar en categorías como logística, pero está en el top 5 mundial en uno de los rubros: el comercio electrónico transfronterizo.

Las tiendas de abarrotes tuvieron un año horrible, pero nadie puede asegurar que la pesadilla ha terminado. ¿Qué pasará con ellas? No podemos ignorar lo que pase con ellas, simplemente, porque su importancia es enorme. Social y económicamente o viceversa. En el último conteo oficial, se registraron 998, 120 negocios dedicados al comercio de abarrotes, alimentos, bebidas, hielos y tabaco.

De acuerdo al Censo Económico del 2019, los abarrotes representaban 44% de las unidades económicas del sector comercio. En ellas trabajaban 1 millón 940,000 personas. Es de llamar la atención que, según el Censo, más de la mitad de las tiendas de abarrotes que hay en el país se encuentran en la Ciudad de México y en el Estado de México. Eran 553,000 en 2019, ¿cuántas quedan en el 2021?

El comercio electrónico se ha triplicado en menos de dos años en México. La pandemia aceleró un proceso que en México había arrancado un poco más lento que en otros países de América Latina, como Brasil o Argentina. Es cambio cultural y enormes inversiones de las empresas. Todo mundo piensa en Amazon o Mercado Libre, los líderes del sector. Hay que poner mucha atención a lo que están haciendo los jugadores “tradicionales”: Walmart, Palacio de Hierro, Elektra, Sanborns y Liverpool, por ejemplo.

También abrir los ojos a las posibles externalidades, positivas y negativas, que están presentes en el crecimiento explosivo del e-commerce. ¿Cuántos comercios tradicionales desaparecerán? Las cifras del comercio 2020 del Inegi nos indican que la venta de ropa y accesorios cayó 35% mientras que la venta de artículos de papelería sufrió un desplome de 32 por ciento. Hay que tomar en cuenta que estos porcentajes son promedios.

Las compras de ropa que captaron Amazon, Mercado Libre y Alibaba son, en muchos casos, ventas que no hicieron los comercios tradicionales.

¿Qué pasará con el comercio electrónico, con los abarrotes y con el pequeño comercio? El futuro no está escrito. En un mundo ideal tendríamos espacio para los dos. Un e-commerce generando riqueza, empleos y servicios de calidad, además jugando con reglas justas en lo fiscal y laboral. Un ecosistema de tiendas con raíces en los barrios y los pueblos, con capacidad de modernizarse y reinventarse… con un pie en el e-commerce y con una red de proveedores locales ¿Quién asume el liderazgo para lograr este “imposible”? ¿Dónde están los organismos empresariales y la Secretaría de Economía?

Menú de accesibilidad