Luiz inácio Lula no logró definir en primera vuelta la Presidencia de Brasil y Jair Bolsonaro obtuvo un resultado mucho mejor que el que le habían anticipado la mayoría de las encuestas.

En lugar de 10 a 15 puntos en favor de Lula, fueron entre cuatro y cinco por ciento. Había un voto oculto pero más en favor de Bolsonaro que de Lula. Y esa es la sorpresa de esta elección.

Con estos resultados, a Bolsonaro le será muy difícil, para no decir imposible, no reconocer los resultados. Ambos se presentarán como ganadores de cara al balotaje. Pero estos resultados reconfiguran el escenario de la segunda vuelta. Las encuestas por su parte salen muy golpeadas de esta elección.

La gran ganadora de esta noche es la democracia brasileña, la urna electrónica y el TSE.

Como hemos venido diciendo desde hace muchos meses, las denuncias de Bolsonaro en contra del proceso electoral, la urna electrónica y TSE eran infundadas e injustificadas.

Se vienen cuatro semanas intensas de cara al balotaje del 30 de octubre.

El último apunte es que Bolsonaro y los partidos que lo apoyan lograron también esta noche muy buenos resultados en la elección legislativa.