Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Cuidar las formas

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

En un mundo lleno de lentes transmisores, resulta fundamental cuidar las formas

El mensaje que se ha mandado el pasado fin de semana, es, por todos lados, incorrecto. Sé y entiendo perfectamente que el futbol es un deporte, y que en el mismo debe haber compañerismo, lealtad y buena voluntad, no dudo que todo ello exista en los jugadores que hoy son señalados por la afición y algunos medios de comunicación.

América venció a Chivas el pasado sábado y lo hizo con muy poco, apenas “un gol de otro partido”, obra de Giovani Dos Santos, fue suficiente para que la afición americanista pudiera cobrar apuestas y presumir con orgullo sus colores, es ahí, en la parte del orgullo, donde el aficionado de Chivas y a pesar de perderlo por la mínima, terminó siendo humillado por su propio equipo en los instantes finales de la transmisión televisiva. Para muchos, se está exagerando con las críticas a Oribe Peralta y Uriel Antuna, quienes después del silbatazo final, se acercaron a charlar de forma amistosa con los jugadores de América Rubén González, Sebastián Córdova, Jorge Sánchez y Alonso Escoboza.

Si bien es cierto solo es futbol y con esto no se busca incendiar la grada, también es un hecho que debe haber respeto por la camiseta y el orgullo de la propia afición, ahí estaban en el “ji, ji ji, ja, ja, ja” los dos delanteros de Chivas, a metros de la portería, que por ciento fueron incapaz de penetrar. Y es que si algo molestó a la afición rojiblanca, fue la incapacidad para generar peligro en el marco de América, y cuando se supone, toda la legión chiva se tendría que ir molesta con su accionar, un par de elementos sonrieron cuál tarde en la plaza con los cuates.

Innumerable cantidad de abogados de oficio han salido a defender lo indefendible, curiosamente, todos los que han pedido no exagerar con las críticas en su vida jugaron un Clásico Nacional, y es que si algo pedimos en el deporte es que exista congruencia con el espíritu de competencia, si algo debemos pelear porque se mantenga a toda costa, es el orgullo que genera vestir ciertos colores, defender ideologías. Los críticos, no buscamos que se enfrasquen en una pelea campal, tampoco que llenen de insultos las conferencias prensa, solo un poco de respeto a la gente que en casa estaba apenas digiriendo el trago amargo o bien, ya pagando la respectiva apuesta.

Cambiar camisetas y charlar post partido siempre pasa, y seguirá pasando, no obstante, en ciertos juegos, resulta fundamental cuidar las formas. Los abogados, han salido a mostrar imágenes de la rivalidad Barcelona-Real Madrid, solo que en su mayoría de ellas, las imágenes mostradas son previas al juego, o bien, con argumentos de deportividad  pura, por alguna lesión o salida de cambio del rival. Dudo mucho que Sergio Ramos después de caer en el Camp Nou, se permita ser captado por las cámaras riendo con Piqué o Messi, o viceversa.

Si alguien ha sido profesional, ese es sin duda Oribe Peralta, y es que pasar de América a Chivas en este tiempo tendría que suponer al menos eso, profesionalismo. Sus números, actuaciones y aporte en Chivas no ayudan, peor aún, en tiempos de crisis financiera del club. De Antuna poco que decir, su carrera recién inicia y él se ha encargado de ponerla cuesta arriba con su reciente indisciplina, tendrá que trabajar mucho el Último Servicio para ser determinante a favor de su equipo en el terreno de juego.

En lo futbolístico Chivas demostró estar apenas abajo de América, que tampoco es que viva su mejor momento, ya vendrán pruebas de mayor exigencia para los del “Piojo” Herrera, mientras tanto y con todo y tiempos de pandemia, siempre resultará importante recordar que la rivalidad deportiva es fundamental, que las sensaciones de ganar o perder mandan al momento del silbatazo final, no imagino al Capitán Furia o a Fernando Quirarte sonriendo tras una derrota en una Clásico Nacional. En un mundo lleno de lentes transmisores, resulta fundamental CUIDAR LAS FORMAS.

HASTA LA PRÓXIMA

Menú de accesibilidad