Nueva pifia del senador Rementería

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Su aseveración la basó en una “investigación de seis meses” y exhibió documentos oficiales de dependencias e instituciones de los gobiernos federal y local de Morena, así como órganos autónomos de arbitraje médico

Desacreditado por el autogol de la firma de un panfleto con la extrema derecha española, al coordinador del PAN en el Senado, Julen Rementería, se le mojó la pólvora de un asunto en apariencia explosivo: el del supuesto descomunal costo de la contratación de cubanos para combatir la pandemia en Ciudad de México.

En vez de hacer énfasis en lo que mal interpretó como pagos exorbitantes por lo que se publicitó gesto “de solidaridad”, centró su denuncia tuiteando: #CubaGate El gobierno del Pdte. @lopezobrador, el de @Claudiashein y el de @DiazCanelB orquestaron un fraude de 255,873,177 MDP al presupuesto de salud. Contrataron 585 falsos médicos (que no tienen título) para tratar pacientes mexicanos de COVID.

Su aseveración la basó en una “investigación de seis meses” y exhibió documentos oficiales de dependencias e instituciones de los gobiernos federal y local de Morena, así como órganos autónomos de arbitraje médico.

La duda que expresó sobre la calificación académica de los isleños es porque ninguna de las autoridades implicadas tiene registro de las cédulas profesionales del personal que, sin embargo, le dijeron que lo tiene acreditado el ministerio cubano de Salud.

El mayor interés lo suscitan las discrepancias de números entre lo informado en los medios y lo que Rementería “descubrió”: en tanto que la secretaria de Salud capitalina, Oliva López Arellano, informó de un convenio del 21 de abril de 2020 entre la dependencia a su cargo, el Instituto de Salud para el Bienestar (no existen para el malestar) y la Secretaría de Administración y Finanzas de CdMx sobre 585 médicos cubanos fue por 135 millones de pesos mexicanos (6.2 millones de dólares a 21.58 por dólar, tanto para cubrir salarios como diversas actividades relacionadas con capacitación, especialización, atención directa, asesoría e investigación conjunta), Rementería encontró que tres días después de aquel acuerdo, el 24 de abril de 2020, “el gobierno de Claudia Sheinbaum firmó con la dictadura cubana dos convenios bianuales, uno por 135 millones 875 mil 81.52 pesos y el segundo por 103 millones 638 mil 266.40”.

A diferencia de la cifra que tuiteó (255 millones 873 mil 177 pesos), la suma de ambos compromisos da 239 millones 513 mil 347 (16 y pico millones menos), pero lo interesante está en la división entre número de cubanos y su permanencia en México: en promedio, los servicios de cada uno costaron 409 mil 423 pesos, equivalentes a poco menos de 25 mil 600 pesos al mes de los 16 que estuvieron aquí.

En su afán de reivindicarse políticamente, Rementería se va de bruces contra el falso “fraude” y afirma esta insensatez: “pagaron 255 millones por 585 falsos médicos durante tres meses, es decir, cada uno nos costó a los mexicanos 437 mil 390, mientras un médico mexicano titulado del IMSS gana 17 mil mensuales…”.

¿De mayo de 2020 a agosto del 21 hay solo “tres meses”? Con razón la jefa de Gobierno solo comentó: “Es este vínculo que ellos tienen con la derecha más derecha de la derecha…”.

Menú de accesibilidad