Hace una década, la llamaban la Jefa. Patricia Flores Elizondo estaba en Los Pinos y su influencia podía —de acuerdo a los más cercanos al presidente panista— alterar la agenda sucesoria. Y como en el sexenio anterior, intrigas palaciegas —en las que participaron la vocera presidencial, el secretario de Gobernación y una de las grandes cadenas mediáticas— tuvieron efectos inmediatos en la caída de la funcionaria.

En la década siguiente, la exfuncionaria —originaria de Durango, sobrina de Rodolfo Elizondo, pero con nexos e influencia en Monterrey— buscaría cobijo en las filas panistas. Pero esa formación no quiso reconocerle influencia o trabajo con las bases partidistas y la castigó por el único mérito que tiene en el servicio público: ser una leal calderonista.

Incluso entonces, Flores Elizondo transitaba entre la megaurbe regiomontana, la CDMX y Dallas, Texas. Una de las razones por las que Ricardo Anaya y Marko Cortés no quisieron incorporarla a la lista de candidatos plurinominales desde el 2015 y hasta la fecha era su desconocimiento de la problemática local.

Sin fuero, Paty —quien presume haber sido la primera mujer electa secretaria General de la Cámara de Diputados y la única jefa de Oficina de la Presidencia en la historia— dedicó sus esfuerzos al comercio binacional, como representante de la firma BBC Stern, y a las actividades de beneficencia, como presidenta de la Fundación Patricio Landsmanas, el brazo social del Grupo Cosmos.

En las últimas tres elecciones federales, la Jefa buscó ser candidata del PAN al Congreso de la Unión. A las bases duranguenses siempre les prometió arraigarse en Durango… si ganaba, pero nunca cumplió.

Ni en el 2018 ni en el 2021 pudo llegar a San Lázaro. No obstante, quiso la candidatura de la coalición Sí por México a la gubernatura, pero las negociaciones cupulares eran un valladar insalvable.

Las encuestas preelectorales colocan al PAN y al PRD por encima de Morena, que optó por la alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela, en vez del senador José Ramón Enríquez para romper con el bipartidismo en Durango. Movimiento Ciudanano irá con Flores Elizondo como candidata en una apuesta arriesgada, pero valiente.

Para el 2022, el partido naranja busca repetir el éxito que logró Samuel García en Nuevo León, el año pasado. Vitela —en ese cálculo— emularía a Clara Luz Flores.

En cualquier caso, la contienda por la gubernatura duranguense tendrá a dos mujeres como protagonistas. Y en Aguascalientes, también, con la aliancista Tere Jiménez y la morenista Nora Ruvalcaba en la competencia.

En Quintana Roo, Morena irá con Mara Lezama; mientras que la coalición PAN-PRD evalúa a las senadoras Marybel Villegas y Maluyi Martínez, además de la diputada federal Lorena Fernández.

En Oaxaca, Movimiento Ciudadano intentará conquistar la gubernatura con Alejandra Morlan García y los partidos esperan la decisión de Susana Harp, cuya probable postulación —contra el morenista Salomón Jara— descuadraría todos los escenarios.

La diputada federal Carolina Viggiano tendrá que dejar la secretaría general del PRI para asumir la candidatura de Sí por México en Hidalgo, con el hándicap de derrotar al morenista Julio Menchaca y al convergente Francisco Xavier Berganza.

Solo en Tamaulipas no hay mujeres perfiladas en la contienda por la gubernatura.

Efectos secundarios
PREPARATIVOS. Antes de que concluya esta semana, el equipo de Claudia Sheinbaum sufrirá un nuevo ajuste. Las recientes incorporaciones correspondieron con el reforzamiento de Rosa Icela Rodríguez en la Secretaría de Seguridad Pública federal. Ahora, la jefa de Gobierno completará su gabinete, con la incorporación del nuevo titular de la secretaria de Turismo, y alineará a su oficina, con sangre nueva. Hasta entonces, el nuevo destino de Jorge Suárez del Real ha quedado a buen resguardo.

NEGATIVAS. Quedan 10 días para que el gobierno del Estado de México proponga un nuevo paquete económico a completa satisfacción de la mayoría morenista en el Congreso local. Y es que la bancada izquierdista reiteró su negativa a que Alfredo Del Mazo contrate deuda por 9,500 millones de pesos, no obstante los acuerdos firmados por el coordinador de la bancada guinda, Maurilio Hernández, y el secretario general de la administración priista, Ernesto Nemer Álvarez, quien hizo un llamado público a concretar acuerdos y honrar la palabra. Quien haya faltado, en el pecado llevará la penitencia.

¿FAVORITISMOS? La Presidencia de la República ha señalado las “extravagancias” en los gastos del Instituto Nacional Electoral. Los gastos suntuosos son muchos y entre ellos destaca el arrendamiento de vehículos, para uso de los integrantes de la Junta General Ejecutiva. Al menos desde 2015 una de las favoritas del órgano es Jet Van Car Rental, empresa que se mantiene inhabilitada y sancionada desde enero del 2021 por incumplir un contrato con el Servicio de Protección Federal, el Instituto le adjudicó los contratos INE/SERV/012/2015 y INE/034/2019, el primero para el periodo 2015-2018 por 912 millones 958,488 pesos; y el segundo para 2019-2022, por 256 millones 562,918 pesos.