En la cúpula de Va por México, el mecanismo partidista-ciudadano que quiere retar a la Cuarta Transformación en el 2024, hay señales de alarma pues mediciones recientes darían la razón a aquellos que se oponen disolver un frente amplio opositor.

Del desgaste de las marcas partidistas ha quedado constancia en las encuestas publicadas por los diarios Reforma y El Financiero en la última semana. Antes, un reporte de la consultoría GEA/ISA que circuló profusamente justo después de la consulta sobre la Revocación de Mandato resultaba perturbador: Movimiento Ciudadano había incrementado 10 puntos sus preferencias durante el primer trimestre del 2022 y el Partido Verde Ecologista de México, cuatro.

Morena había perdido 14 puntos frente al trimestre anterior, quedando en 30% de las preferencias electorales.

Si la elección del 2024 es entre dos o tres candidatos es la gran disyuntiva que afrontan las fuerzas políticas. En el caso de los partidos integrantes de Va por México —PRI, PAN y PRD—, el desgaste de las marcas partidistas es una preocupante. Y sobre todo, la urgencia del electorado de ver “caras nuevas”.

A partir del efecto AMLO, un amplio segmento del electorado pide a los políticos ser honestos. Y a la hora de gobernar, ¿prefiere responsables y maduros? ¿O acaso quiere jóvenes comprometidos? La mayoría también rechaza a los liderazgos “tradicionales”.

Un candidato bien posicionado es uno de los pasos finales de los estrategas aliancistas. Antes tendrían que revitalizar sus franquicias partidistas para ser competitivos ante la maquinaria morenista, que —para bien y para mal— mostró sus alcances en la reciente consulta revocatoria. Eso antes de establecer la ruta crítica para seleccionar al candidato aliancista en el 2024.

Entre noviembre del 2020 y septiembre del 2021, la población que tuvo una opinión negativa sobre Andrés Manuel López Obrador era más de la que tenía una opinión positiva. La recuperación del Ejecutivo federal comenzó en el último cuatrimestre del año pasado y la tendencia se mantiene en ascenso…

El candidato y la campaña definirán el 2024… y sobre todo un segmento del electorado que dolorosamente comprobó que AMLO era un peligro para México. El desacuerdo con la marcha del país ha crecido, lo mismo que el desencanto, entre el segmento de antiamlistas.

La cúpula opositora debate sobre el candidato aliancista a la presidencia y el método para elegirlo, convencida de que ya debe arrancar la disputa por el 2024. Los ciudadanos de a pie tienen preocupaciones más terrenales, principalmente sobre lo que van a comer mañana.

La inseguridad y la recesión económica son los dos malogros de la Cuarta Transformación. Y la oposición debe optar entre ser más crítica o proponer soluciones… o entender que la identidad partidista en México tiene fronteras líquidas, que las victorias (y las derrotas) en las contiendas electorales están atadas a la personalidad de los candidatos y al tipo de campaña de aire, más que a la movilización y que la gente prefiere un cambio más que la preservación del status quo.

Efectos secundarios

PENDIENTES. Ha pasado un año del ingreso del empresario Teófilo Zaga Tawil al penal federal de Almoloya de Juárez y sus familiares están a la espera de la resolución del Cuarto Tribunal Unitario del segundo circuito, donde fue tramitado el amparo contra la vinculación a proceso decretada por el juez de control por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

RESPALDO. Más de un millar de entrepeneurs y mypimes de Zacatecas están emplazados a participar en la primera edición de la iniciativa CREO MX del Centro de Competitividad de México para impulsar la recuperación económica en aquella entidad, donde más de 8,000 negocios tuvieron que cerrar entre el 2020 y el 2021.