Las marcas también juegan (y no pierden) en el Super Bowl

Las marcas también juegan (y no pierden) en el Super Bowl - Jerome Bettis.
Jerome Bettis.

Durante la transmisión del Super Bowl por televisión hay unos 60 cortes a comerciales

Como cada año, en el Super Bowl –que se disputará este domingo entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Carneros de Los Ángeles en la ciudad de Atlanta– habrá otro gran protagonista, y no se trata del artista del medio tiempo: los anunciantes.

Durante la transmisión del Super Bowl por televisión hay unos 60 cortes a comerciales, contando tiempos fuera, anotaciones, pausas de los 2 minutos, medio tiempo y toda la actividad previa y posterior al juego.

Durante décadas, estos espacios publicitarios han estado entre los más caros a nivel mundial. Este año, un anuncio de 30 segundos puede costar entre 4.5 y 5.8 millones de dólares, dependiendo del momento del juego en el que se transmita, siendo el primer corte el más deseado.

Y es que en Estados Unidos, la final del futbol americano de la NFL es uno de los programas más vistos en la televisión en vivo. El año pasado, con uno de los peores ratings de la historia, 103.4 millones de personas siguieron el Super Bowl LII disputado entre las Águilas de Filadelfia y los Patriotas de Nueva Inglaterra, reveló la compañía Nielsen.

Un año antes, en el Super Bowl LI (Atlanta Falcons vs New England Patriots), la audiencia fue de 111.3 millones. El récord lo tiene la versión de 2015, disputada entre los Patriotas y los Halcones Marinos de Seattle, que alcanzó los 114.4 millones de espectadores.

Así que aparecer en el Super Bowl es todo un logro para muchas marcas y hasta existen comerciales que se volvieron de culto tras ser trasmitidos en este partido, como el de Apple para anunciar el lanzamiento de la Macintosh 128K en 1984.

Hay para todos

Pero no todo el negocio está en la televisión, ya que alrededor del evento se llevan a cabo diferentes actividades, que van desde comidas familiares hasta grandes fiestas, pasando por activaciones comerciales y lanzamientos de productos.

La empresa mexicana Feher & Feher, especializada en el desarrollo de negocios y franquicias nacionales e internacionales, dice que el Super Bowl LIII traerá un incremento de hasta 30% en las ventas de alimentos y bebidas, comida rápida, vinos y licores, y souvenirs.

Uno de los giros de franquicias más beneficiado es el de alimentos y bebidas, incluidos los restaurantes. pizzerías y otros alimentos ya preparados pueden ver un incremento en sus ventas hasta en 25%; mientras que algunos gustan de reunirse con amigos en algún bar o restaurante, que también ve un incremento en su ticket por el consumo que se hace y el tiempo que se permanece en el lugar”, explicó Ferenz Feher, CEO de Feher & Feher.

De acuerdo con la agencia de investigación de mercado Atlantia Search, 12% de los mexicanos se considera fan del Super Bowl; y de ellos, 42% tiene 45 años o más, 28% tiene entre 30 y 44 años, y 16% tiene entre 19 y 29 años.

Jerome Bettis.

 

Los ‘incidentales’

También hay marcas que no tienen que pagar un anuncio de televisión para aparecer en el Super Bowl, pero tienen una participación activa en él.

Por ejemplo, el trofeo Vince Lombardi es creado por la marca de lujo Tiffany & Co. y es transportado por la empresa de mensajería FedEX, que emplea dispositivos que, además de rastrear el “paquete”, también monitorea factores como temperatura, humedad y luz.

Transportar el trofeo Lombardi es una de las más de mil millones de entregas que FedEx realiza cada año”, indicó Patrick Fitzgerald, vicepresidente senior de Comunicaciones y Mercadotecnia Integrada de FedEX.

Durante la semana previa al juego, este trofeo fabricado en plata se exhibirá en el Georgia World Congress Center, donde se montó un parque temático interactivo que es patrocinado por la empresa de automóviles Hyundai y que lleva el nombre de Super Bowl Experience Driven.

El estado que será sede, también tiene en su “apellido” a una importante empresa automotriz alemana: Mercedes-Benz Stadium.

Y, bueno, la misma ciudad de Atlanta, que se encuentra a tres horas de vuelo directo desde la Ciudad de México, es un atractivo para los fanáticos de marcas como Coca-Cola, ya que pueden aprovechar el viaje al Super Bowl pueden visitar el Mundo Coca-Cola, es un museo dedicado a este refresco nacido en este lugar.

Así que el Super Bowl está rodeado de marcas por todas partes, así que difícilmente alguien puede escapar del impacto de alguna de ellas.

 

Con información de Carlos Tomasini

 

atlantaEstados Unidosmexicosuper bowl