LUIS MIGUEL GONZÁLEZ

¿Qué tan exitosa fue la subasta de aguas profundas?

¿Qué tan exitosa fue la subasta de aguas profundas?


La Ronda 1.4 era una prueba de fuego. Un fracaso habría dañado la reforma energética y las finanzas públicas. Salió muy bien.

Los secretarios de Energía y de Hacienda se congratulan de los resultados de la Ronda 1.4. ¿No les creen a ellos? Vean lo que hizo la Oficina de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos: elevó en 76% el pronóstico de producción de petróleo y gas de México para el año 2040. Luego de la subasta, la EIA expresa confianza en que los inversionistas privados revitalizarán el sector energético mexicano.

La licitación era una prueba de fuego. En la Ronda 1.4 y en el concurso para el farmout de Pemex, México puso los recursos energéticos más valiosos que tenía: sus campos de aguas profundas y el derecho de convertirse en socio de Pemex en el riquísimo campo Trion. Un desaire de los inversionistas habría complicado el escenario económico de Pemex y puesto en jaque las finanzas públicas. La temida baja de calificación de la deuda mexicana habría dejado de ser un riesgo para convertirse en una realidad.

La respuesta de los inversionistas fue más allá de lo que se preveía en el escenario más optimista. Son ocho campos asignados y la propuesta en firme de BHP Billiton para asociarse con Pemex. Habrá inversiones por más de 40,000 millones de dólares. No se puede minimizar la importancia de que los ganadores de los campos son algunas de las principales empresas del mundo: Exxon, Chevron, Total, BP, Statoil y China Offshore Oil Corporation.

La llegada de los chinos tiene varias lecturas. Empresas de energía de ese país han sido muy activas en América del Sur, desde el 2003. Allá juegan diferentes roles. Son inversionistas directos, compradores, financiadores y operadores. Su interés por entrar al sector energético mexicano fue evidente, cuando se comprueba que ofrecieron 15 y 17% por encima de la regalía mínima exigida por la Comisión Nacional de Hidrocarburos. “Esto puede ser interpretado con motivos geopolíticos”, dijo George Baker, exsecretario del presidente Bush padre.

La inversión que ejercerá la petrolera china CNOOC en los dos campos se convertirá en la mayor de ese país en México. Esto es todo un mensaje del Dragón, previo a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Esta aproximación china hacia México ofrece una valiosa carta a los negociadores mexicanos, de cara a la inminente discusión del NAFTA.

Pemex se quita un peso de encima al concretar una alianza antes de que termine el año. “El futuro de la empresa está en las farmout”, ha dicho su director, José Antonio González Anaya. Es interesante que BHP Billiton haya estado dispuesta a desembolsar 1,194 millones de dólares. Esta cantidad manifiesta lo atractivo que es el campo de Trion, pero también la disposición a asociarse con Pemex. La petrolera mexicana no deberá desembolsar nada en los próximos cuatro años, entre otras cosas porque se le reconocen 580 millones de dólares que ya invirtió en Trion. No tener que invertir en una sociedad donde tendrá 40% es una excelente noticia para Pemex que tendrá su periodo de mayor astringencia financiera desde el 2017 hasta el 2020, de acuerdo con su plan de negocios.

¿Hay algo que hacer, además de celebrar? Mantenerse vigilantes y exigentes con las autoridades regulatorias. En el papel, los campos fueron licitados en condiciones equiparables a las internacionales. En la práctica muchas cosas pueden pasar. Celebrar sí, pero con moderación.