La detonación de la primera bomba nuclear y el Museo de La Paz en Japón
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Por: Ivonne Frid

Testimonios y objetos que quedaron después de la primera explosión atómica son resguardados en el Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Una experiencia impactante ver un triciclo calcinado y una lonchera derretida de algún niño que paseaba en el momento de la explosión.

Te puede interesar: Clavado del oso polar

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Eran las 8:15 de la mañana, como lo indica un reloj que se quedó marcando la hora exacta de la tragedia.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Niños en las calles se preparaban para ir a la escuela, adultos para ir al trabajo. La ropa y la piel de la gente, botellas de vidrio y ventanas, se derritieron o se esfumaron dejando únicamente la sombra de su existencia.

Sigue a Ivonne Frid en Instagram

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Al menos 70 mil personas murieron al momento de la explosión, y más del doble murieron después por efectos de la radiación, por cáncer y leucemia.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Todo quedó paralizado, destruido y derretido, al detonarse la primera bomba atómica en Hiroshima. Una maqueta en el Museo muestra la ubicación de la explosión, el 6 de agosto de 1945.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

Explotó en el aire a 600 metros de altura del suelo. Se quemaron y destruyeron edificios a dos kilómetros a la redonda. Frente al Museo se encuentra el parque de La Paz, ahí arde una llama que no será apagada hasta que no exista ni una sola bomba atómica en el mundo.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.

La Cúpula Genbaku, es el edificio más cercano a la explosión, resistió el impacto nuclear, hoy en día Patrimonio de la Humanidad designada por la UNESCO. Los japoneses también recuerdan a los niños que fallecieron, en un monumento en donde los visitantes colocan cientos de origamis.

Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.
Museo de La Paz en Hiroshima, Japón.