#LaPeorMamá. Consejos entre hermanos

#LaPeorMamá. Consejos entre hermanos - #LaPeorMamá Lo que puede lograr un niño
Foto de Archivo

No puedo yo decirles lo feliz que me hizo sentir esa plática entre hermanos de la que fui testigo desde el asiento delantero de mi coche

Las malas palabras, groserías o maldiciones (como les dicen mis hijos) que este texto contiene son únicamente para darle el sentido que requiere. Sin mencionarlas quizá no se entendería como quiero que se entienda.

– Mamá. Hoy mi amiga me hizo sentir mal.- Me dijo #miniplausi cuando íbamos en el coche.
– ¿Quieres contarme lo qué pasó?
– Estábamos en el baño cambiándonos y me llamó para enseñarme algo y luego me dijo una maldición. Creo que es muy fea.
– ¿Qué te dijo?
– No puedo decir esa palabra porque es una maldición.
– Te entiendo pero por esta ocasión me parece que puedes decirla para que yo entienda qué sucedió.
– Me dijo que era una “gilipollas”. ¿Verdad que es una mala palabra?
– Sí mi amor. Es una mala palabra. ¿Te sentiste triste o enojada cuando te dijo eso?
– Muy triste porque además me dijo que me fuera de ahí.
– Debes haber sentido mucha tristeza. Y, ¿qué hiciste?
– Pues me fui.

De pronto, #minispeedy, que había permanecido muy callado escuchando el caso, preguntó a su hermana:
– ¿No le dijiste nada?
– No.
– Mira te voy a decir lo que a mí me pasó. El otro día estaba jugando fut y un amigo me empezó a decir maldiciones.
– ¿Cuáles?-, preguntó la chamaca que bien que le gusta el chisme.
– ¿Se la puedo decir, ma?- Él ya me había contado parte de la historia, al menos esa parte que incluía la maldición.
– Me dijo imbécil.
– También es una palabra muy fea. – Dijo #miniplausi – Y, ¿le dijiste algo?
– Sí. Le dije que no me gustaba que me dijera eso y que no lo soy. Porque yo soy muy inteligente y valioso. No imbécil. Pero siguió diciéndome por molestarme, así que decidí hacer lo que hemos platicado con mamá.
– ¿Qué hiciste?-, quiso saber la hermana.
– Me fui. Yo no tengo por qué estar con una persona que hiere mis sentimientos. Así que tú puedes hacer lo mismo. Que sea tu amiga no quiere decir que pueda lastimarte. Si te dice o hace algo que te lastima dile que no te gusta, que lo sepa y si lo sigue haciendo puedes tomar la decisión de irte, o hablar con su mamá o con mamá. Pero no dejes que nadie te lastime.
– O sea que la próxima vez que me diga algo así le voy a decir: no me gusta que me digas eso porque no lo soy. ¿Así?
– Sí, justo así.
– Y si me lo vuelve a decir me voy.
– Exacto.
– Ok. Gracias #mihermano (si, le dice mi hermano, es muy gracioso).

No puedo yo decirles lo feliz que me hizo sentir esa plática entre hermanos de la que fui testigo desde el asiento delantero de mi coche.

No saben lo emocionada y orgullosa que me sentí de que he dado un gran ejemplo a mis hijos en cuanto a poner límites a los demás se refiere.

Y lo tranquila que me siento de saber que mis hijos son capaces de actuar de forma responsable ante los sentimientos que les generan los actos de otras personas.

Esos niños son tan pero tan PECES.

Amo que se amen y se cuiden.

Gracias por leer
#LaPeorMamá

#LaPeorMamáconsejoshermanos
Menú de accesibilidad