Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Nueve alimentos que no son tan saludables como creímos

Nueve alimentos que no son tan saludables como creímos - Diez alimentos que se creían saludables
Foto de archivo

Aunque son anunciados como tal, contienen demasiados azúcares añadidos o son cocinados con mucha grasa

Sin duda tener una buena alimentación no es sencillo en un principio, sobre todo al momento de elegir los alimentos adecuados que puedan beneficiar al cuerpo, si estos contienen azúcares refinadas, grasas o conservadoras.

Además, en muchas ocasiones los productos que se promocionan como saludables en realidad no lo son tanto, pero son consumidos por la gente ya que se anuncian como tal.

De acuerdo al Instituto de Tecnólogos de Alimentos, localizado en Chicago, señala que el 64 por ciento de los compradores se dejan influir por aquellos productos comestibles aparentemente saludables.

Por tal razón es importante saber qué alimentos en realidad benefician al cuerpo más que otros y sobre todo cuáles, de aquellos que parecen saludables, no lo son.

A continuación le presento 10 alimentos que se pensaban como saludables pero que no lo son, según la dietóloga Jennifer Calo y Lauren Thomas para el sitio Mashable.

1. Granola

Aunque se piensa que esta mezcla de avena y nueces es saludable, en realidad contiene grandes cantidades de azúcar además de ser cocinadas con mantequilla y otras grasas, por lo cual la granola posee altas cantidades de calorías.

La mejor opción es suplirla por avena u otro tipo de granola menos procesada y de menos azúcares añadidas.

Foto de Mashable
Foto de Mashable

2. Jugos y smoothies

Al colarlos, a los jugos se le quitan las fibras, por lo que lo único que se bebe es la fructosa, es decir, una gran cantidad de azúcar que incrementa el nivel de azúcar en la sangre así como dispara los niveles de insulina en el cuerpo.

3. Helados bajos en calorías

A pesar de parecer una buena opción para evitar consumir grandes cantidades calóricas y azúcares, estos helados son engañosos debido a la cantidad de químicos que contienen como endulzantes artificiales para obtener el mismo sabor.

4. Yogur de sabores

Es muy socorrido entre chicos y grandes, sin embargo contiene altos niveles de azúcar añadida en la “fruta” o sabor frutal, además de contener tantas calorías como un helado, aunque con algunos lactobacilos.

La mejor opción para suplir este producto es consumir yogurt natural endulzado con miel o maple y añadirle algo de fruta.

5. Pollo cocinado en restaurantes

Debido a que en estos establecimientos, sobre todo de comida rápida, son cocinados con demasiada grasa de mantequilla o aceite, llegando incluso a contener hasta mil 250 calorías.

Por lo que es preferible cocinar el pollo en casa, con poco aceite o de preferencia solo asado.

6. Barras energéticas

Aunque parecen ser la mejor decisión para reponer energías, en realidad estas barras son semejantes a comer barras de dulces ya que contienen muchos azúcares, chocolate, edulcorantes, endulzantes artificiales y demás químicos así como aceite de palma y pocas vitaminas y minerales.

Consumir fruta y nueces naturales y frescos es más saludable.

7. Crema de maní reducida en grasa

Parece ser la mejor elección de mantequilla por su contenido de proteínas y grasas pero este tipo de cremas de maní reducidas en grasa van adicionadas con más azúcares añadidas para conseguir un sabor similar a la convencional.

8. Jarabe de agave

No es que no sea saludable, sino que contiene casi la misma cantidad de calorías que el azúcar convencional (60 calorías por cucharada) por lo que si se busca reducir los niveles azúcar en la sangre, es preferible disminuir en consumo de todos los endulzantes, incluso los naturales.

9. Pan multigrano

Se cree que este tipo de pan o harinas contienen más fibra, pero aunque contienen dos o tres tipos de granos más, en realidad al ser procesados en harinas refinada pierden todos sus nutrientes. Lo mejor es consumir pan hecho 100 por ciento de trigo entero.

Con información de Mashable.

azúcarazucares añadidascomida saludablegrasasgrasas saturadayogurt
Menú de accesibilidad