Elecciones 2022
Elecciones 2022

* Los morenistas desparraman optimismo; aseguran que ganarán seis de seis

* Las gubernaturas de Hidalgo, Oaxaca y Quintana Roo las tienen amarradas

* En Aguascalientes, Durango y Tamaulipas la definición será sumamente apretada

HAGAN SUS QUINIELAS.- De cara a la elección del próximo domingo, en la que tendremos el cambio de seis gubernaturas (Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas), se entiende que el partido en el poder, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), luzca exageradamente confiado y entusiasmado en que saldrán a arrasar este 5 de junio en todas las entidades referidas. Sin embargo, al intentar ver la fotografía completa de esta coyuntura, el optimismo exacerbado de los morenistas podría sufrir un fuerte golpe de realidad en los primeros minutos del lunes próximo, toda vez que el panorama sólo luce verdaderamente claro para ellos en la mitad de estas elecciones: Hidalgo, Oaxaca y Quintana Roo; mientras que en las otras tres (Aguascalientes, Durango y Tamaulipas) la alianza opositora, conformada por el PAN, el PRD y el PRI, tiene posibilidades de alzarse con la victoria. *** Con ya muy pocas horas por delante para seguir haciendo proselitismo, porque la veda impuesta por el árbitro electoral prácticamente ya está a la vuelta de esquina, se ve muy difícil que se pueda registrar algún viraje espectacular en las tendencias y preferencias. El electorado ya tiene decidida en un 94% la intención de su sufragio. Si acaso en los estados donde se espera que esté cerrada la votación podríamos tener ligeras sorpresas derivadas de aquellos indecisos que acudirán a las urnas y que ya estando ahí aplicarán el clásico con melón o con sandía; pero lo cierto es que, vistas las cosas con frialdad, mi pronóstico es que Morena celebrará el triunfo en cuatro entidades y sus adversarios en dos. Tengo ligeras dudas de lo que pueda ocurrir en territorio tamaulipeco, pero creo que los guindas se van a imponer en el photo finish.

VICTORIAS SEGURAS.- En Hidalgo podemos decir que este arroz ya se coció. El morenista Julio Menchaca Salazar, un político de muchísimo oficio y con mucho ascendente con los hidalguenses, desde que fue definido como candidato a la gubernatura se ubicó como puntero y jamás vio amenazada esa condición ante la priista Carolina Viggiano. La diferencia aquí es abismal: 53% por 29%. El buen trabajo realizado por el senador con licencia, aunado a la pésima gestión del gobernador saliente, Omar Fayad, pagó dividendos. Yo creo que apenas se decrete el cierre oficial de casillas en Hidalgo tanto Julio como su equipo, su partido y sus simpatizantes, pueden celebrar la victoria. *** Y algo similar ocurrirá en Oaxaca, pues el abanderado de la coalición “Juntos Hacemos Historia” (Morena, PT, PVEM y PUP), Salomón Jara Cruz, se llevó de calle al candidato del PRI-PRD a la gubernatura, Alejandro Avilés. Sin embargo, lo que hay que esperar tras la elección oaxaqueña serán varios conflictos postelectorales, sobre todo porque desde la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) la Sección 22 ya se la sentenció al Presidente López Obrador y sí o sí prometieron ser una verdadera piedra en el zapato si el próximo gobernador de Oaxaca es de Morena. ¡Ups! *** ¿Y qué tal las cosas en Quintana Roo? Pues aquí tampoco se esperan mayores sobresaltos para los huestes morenistas, con todo y que su candidata, Mara Lezama, tuvo un pequeño descenso en las preferencisas (del 47% a 42%) en la recta final de su campaña. Esta caída no pone en riesgo su virtual triunfo ante el naranja José Luis Pech, pues su candidatura jamás acabó de cuajar. Yo sé que el “hubiera” no existe, pero de haberse puesto las pilas la oposición con un candidato de unidad, en estos momentos podrían presumir un muy respetable 47% y quizá tendrían amplias probabilidades de ganar la gubernartura. Pero no quisieron ir juntos.

NADA PARA NADIE.- En Aguascalientes, si no hay mano negra, todo indica que el triunfo será para la abanderada de la coalición “Va Por Aguascalientes” (PAN, PRD y PRI), Teresa Jiménez, quien aguantó firme el embate del aparato morenista que respaldó a Nora Ruvalcaba. Aquí la diferencia en las preferencias es notoria, 47% contra 32%, así que ojalá en Morena sepan aceptar el revés. *** Caso contrario es lo que sucede en Durango, donde tenemos un verdadero agarrón entre la morenista Marina Vitela y el panista Esteban Villegas. Ha sido una contienda muy reñida, donde ha habido (y sigue habiendo) de todo: Guerra sucia, acusaciones, descalificaciones… y muy pocas propuestas. Sin embargo, al cierre de esta colaboración la abanderada de Morena presentaba una ligera ventaja en la preferencia del todo frente al de la coalición “Va Por Durango”: 42.9% contra 40.8%… ¡Casi nada! Definitivamente aquí los indecisos (11%) van a decidir quien llegará a la gubernatura. *** Y caso similar es el de Tamaulipas con César Verástegui “El Truko”, candidato del PAN, PRD y PRI, quien está peleando hombro con hombro junto al morenista Américo Villarreal: El primero presume una intención del 43.2%, mientras que el segundo está arañando el 38%. En esta entidad el porcentaje de indecisos también es considerable (11%), por lo que serán estos quienes muy probablemente decidan quién se alzará con la victoria.

LEVANTA LA MANO.- Convencida de que la mujer es una pieza fundamental en la transformación del país, la alcaldesa morenista Mariela Gutiérrez Escalante, quien por cierto fue reelecta el año pasado para mantenerse en su cargo, puede y debe ser tomada en cuenta por la dirigencia nacional de su partido para ser considerada candidata a la gubernatura por el Estado de México. Su trabajo y resultados hablan por sí solos.

Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx
[email protected]
Twitter: @yalessandrini1