Vivir de mis rentas


maria-jose-codesal1

María José CodesalFinanzas personales y más

Lo primero es ser consciente de cuánto dinero necesito recibir mensualmente para retirarme y no trabajar más

La idea de vivir de mis rentas se me antoja muchísimo. ¡Cañón! Mejor dicho.

La cosa es que, para eso, en este momento en que estoy fuerte y, todavía, al máximo con mi capacidad de trabajo, tengo que generar suficientes recursos (dinero) para que pueda vivir de ellos, de mis rentas.

La pregunta siguiente es: ¿cuánto tengo que generar para poder mantener mi estilo de vida sin trabajar? ¿Y por cuántos años lo quiero hacer?

Esta reflexión tiene que ver con lo que intentan hacer las afores y otros instrumentos financieros de planeación patrimonial. Ser consciente de cuánto dinero necesito recibir mensualmente para retirarme y no trabajar más.

Necesitamos números claros para planear nuestro futuro financiero, porque si no, solo estaremos dando palos de ciego. O si somos muy clavados, puede que hasta estemos ahorremos de más y estemos disfrutando menos el hoy.

Pero vamos por partes

Lo primero que hay que hacer es saber ¿cuánto estamos gastando al mes? Ya sabes que tu presupuesto debe incluir hasta el dinero que usas para el entretenimiento o los viajes. Si aún no has comenzado a ordenar tu dinero te puedo regalar una plantilla para que empieces. Me la puedes pedir por correo.

Otra manera de hacerlo, aunque mucho más imprecisa, es llevar un control de gastos anual, eso dividirlo entre doce y tendrías un aproximado mensual de cuánto necesitas generar de manera automática cuando ya no quieras trabajar.

Lo segundo es que puedas separar una parte de tus ingresos y la destines en primer lugar al ahorro, y una vez que tengas una pequeña cantidad, invertirlo. Pues es la única manera de que el dinero que tengas te genere más dinero. Puedes utilizar cualquier plan patrimonial de aseguradoras o de fondos de inversión si lo que quieres es que alguien se ocupe de hacer crecer tu dinero por una comisión.

Hay muchos productos con los que puedes hacer esto. Claro que siempre recomiendo que tengas un asesor especializado para que puedas recibir información adecuada a tu perfil y tus necesidades. Hay para todos los gustos y niveles de riesgo. Yo con mucho gusto puedo ayudarte.

Ahora, si lo que quieres es hacerlo tú mismo, te recomiendo plataformas como Piggo o Kubo Financiero.

Yo con la que tengo mi dinero es Kubo, porque me gusta que es una plataforma en la que el dinero que yo invierto lo “presto” cobrando un interés y apoyando proyectos de otros mexicanos.

Un punto muy importante es que mientras más pronto empieces este proceso de generarte riqueza, más barato te sale.

Si alguien de 25 años con su primer trabajo comienza este ahorro e inversión personal puede estar ahorrando mil pesos mensuales, mientras que alguien de 45, tendría que estar ahorrando alrededor de dos mil quinientos pesos mensuales para alcanzar la misma cantidad.

Hagamos los números:

Alguien de 25 años tiene 40 años para llegar a los 65. Si ahorra mil pesos mensuales para cuando llegue a los 65 tendría $540,000.

Una persona de 45 que quiera alcanzar esa cantidad para la edad de 65 tendría que ahorrar $2,250 mensuales.

¿Ves cómo es más barato empezar antes?

Esto sin considerar la magia del interés compuesto, si estás ahorrando en algún producto financiero que te de rendimientos. La cosa es que ahorrar así te va a generar beneficio, pero no tanto como si estuvieras invirtiendo.

Invertir es toda una ciencia y mientras más pronto empieces, más cómodo podrás estar viviendo de tus rentas.

De nuevo haciendo números:

Si para cuando tengas 65 años tienes $540,000 eso es lo que tendrás que dividir en la cantidad de meses que quieras vivir sin trabajar. Pensemos (cerrando números) que tus gastos mensuales son de diez mil pesos. Esa cantidad solo te alcanzaría para vivir 54 meses, es decir, 4 años 5 meses. ¡Nada más! Y, a menos que preveas morirte a los 69 años, te va a faltar un poco más de dinero para seguir viviendo sin trabajar. De ahí la importancia de generar patrimonio y vivir de tus rentas.

Hay muchos instrumentos en los que puedes invertir. También puedes invertir en un negocio que trabaje para ti o en bienes raíces.

Lo importante es que PREVEAS y que te pongas metas financieras concretas, porque se nos va la vida como agua. Cuando menos te des cuenta tendrás 40, 60 u 80.

Desarrolla el hábito del ahorro. Es por tu bien. Revisa cómo van tus ahorros, eso incluye también saber cuánto de tu dinero si estás ahorrando voluntariamente a fuerzas en tu Afore. Es tu dinero y si lo estás ahorrando. ¿Cuánto es? A que ni sabes.

Mi estrategia para ahorrar consistentemente es aplicar la técnica que bien describe Sofía Macías: Quítamelo que me lo gasto. Es maravillosa. Y así mensualmente me descuentan de mi cuenta una cantidad que está en un plan de ahorro patrimonial.

Por otro lado, como te contaba, también pongo parte de mi dinero en Kubo y voy generando otros intereses, de momento, todavía pequeñitos, pero ahí van.

¿Qué estás haciendo con tu dinero? ¿Trabajas para ti o para pagar cuentas?
Si no sabes bien, tal vez necesites ir ordenándolo y diciéndole a dónde quieres que vaya. Es tu dinero.

¡Cuéntame que haces tú para aumentar tu patrimonio! Puedes hacerlo por correo o por Twitter en @MarijoCodesal

¿Quieres saber la mejor parte?

Que si le das a cada peso un trabajo y ese trabajo es ser útil en el futuro, lograrás sin mucho esfuerzo, un buen ahorro que te permita alcanzar tus sueños y metas en la vida.

No dejes de enviarme tus dudas, preguntas e intereses por correo. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales. Aquí hay una oreja y una compañera para viajar al fascinante mundo de las finanzas personales.