Una verdadera doble justicia


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Inusitada, rotunda, pero sobre todo merecida es la respuesta que dan la cancillería, Gobernación y la PGR al representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Jan Jarab, a casi dos meses de que éste presentó su informe Doble injusticia sobre el caso de Los 43.


Inusitada, rotunda, pero sobre todo merecida es la respuesta que dan la cancillería, Gobernación y la PGR al representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Jan Jarab, a casi dos meses de que éste presentó su informe Doble injusticia sobre el caso de Los 43.

Los remitentes enuncian en 70 puntos los errores del relator, la laxitud de su mamotreto y algo que se adelantó en este espacio: que desacreditó los protocolos de Estambul realizados por instrucciones de un juez, pero sin conocerlos ni revisar su metodología.

Algo que recuerda al experto José Luis Torero, quien desestimó el basurero de Cocula con una visita de 20 minutos.

“Doble injusticia” es la cometida por Jarab al convertirse en activista y defender a los asesinos, al tiempo que hace imputaciones, sin rigor ni sustento jurídico, a quienes han procurado justicia en este caso.

Es penoso que alguien que debiera velar por los derechos humanos los violente, pero sobre todo que insista en sus dichos pese a las revelaciones de la DEA que pulverizan la patraña del fantasioso “crimen de Estado”.

[email protected]